Los mejores materiales para tapar una caries dental

Entre los materiales de empaste más empleados para cubrir una caries dental tenemos las resinas de última generación y las amalgamas.

Los mejores materiales para tapar una caries dental
Se usan resinas por estética y amalgamas por durabilidad

Una vez nos ha salido una caries dental poco podemos hacer. Lo normal es acudir al dentista para que nos haga un empaste. Por lo general se emplea una técnica conocida como obturación, consistente en limpiar la caries y rellenar el hueco creado con alguno de los materiales empleados hoy en día.

De esta forma podemos seguir conservando esa pieza y seguir utilizándola para masticar.

 

Empleo de resinas en una caries dental


Incluso mantendremos la estética de la boca, puesto que actualmente hay materiales cuyo color se asemeja al de nuestros dientes. En concreto, la tecnología ha permitido desarrollar resinas que igualan el color de los dientes en el momento de la restauración.

Estos empastes de resina contienen compuestos de plástico y cerámica. El resultado es bastante eficaz, similar al de los metales que se utilizaban antes. De hecho, hoy en día también se pueden utilizar para los dientes posteriores. 

 

Amalgama VS resina en una caries dental


Incluso casi se podría afirmar que apenas hay diferencias con la amalgama empleada hasta hace poco. Al principio los expertos defendían que la amalgama (mezcla de plata y mercurio) era mejor y duraba más que la resina.

Pero la tecnología ha logrado que las resinas de última generación obtengan resultados muy similares.

Por tanto, entre los materiales de empaste más empleados tenemos las resinas de última generación y las amalgamas. La decisión de utilizar unos u otros debemos consultarla con nuestro dentista, pero por lo general las amalgamas son más económicas que las resinas.

Además, gracias a su durabilidad (entre 8 y 10 años) suelen emplearse para las zonas de la boca que utilizamos más para masticar y que no se ven tanto. Las muelas posteriores, por ejemplo.

Por otra parte, la amalgama es más fácil de manipular y por eso la siguen utilizando los dentistas. En cuanto a las presencia de mercurio (se utiliza como adherente) en este empaste no es algo que deba alarmarnos.

Pese a las voces que se alzan para decir que su uso puede tener efectos negativos para la salud, lo cierto es que no se ha descubierto ninguna enfermedad provocada por el uso de amalgama. 


 

Hay que vigilar la caries dental empastada


¿Cual es entonces el mejor material? Se podría decir que las resinas son mejores para utilizar en los dientes que se ven, por razones estéticas.

Mientras, la amalgama se recomiendan para la parte posterior de la boca ya que sigue siendo una opción “segura, asequible y duradera”, tal y como sostiene la American Dental Association.

Además, si vamos a utilizar un seguro de salud para hacernos un empaste, probablemente no cubra el empleo de resinas en las muelas.

Sea cual sea el mejor material, lo cierto es que ninguno de ellos es capaz de igualar en dureza a nuestro esmalte natural. Por eso hay que vigilar las caries selladas para comprobar que el empaste este bien, que la caries no se haya filtrado o que el sello no se haya fracturado.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados