Los 5 problemas más comunes de los autónomos

Detallados los cinco problemas más comunes a los que se enfrentan día a día los autónomos. Suelen ser de carácter financiero, aunque también es personal. 
 

Los 5 problemas más comunes de los autónomos
Cuál es el panorama general de los autónomos en España

Según el informe de la Federación Nacional de Trabajadores Autónomos (ATA), en seis comunidades autónomas ha descendido el número de autónomos que han cotizado en 2016. En concreto, ha ocurrido en Aragón, Galicia, País Vasco, Cantabria, Extremadura y La Rioja.

Y, aunque Islas Canarias, Islas Baleares, Andalucía y Madrid han notado un incremento en el último año, es bajo respecto años anteriores, siendo Navarra la única que ha tenido un crecimiento significativo respecto a 2015.

El presidente nacional de ATA, Lorenzo Amor, analiza estos datos haciendo hincapié en fomentar una serie de mejoras para la consolidación del profesional y de su negocio, así como del sector empresarial.

En el siguiente artículo, vemos cuáles son los principales problemas a los que se enfrenta un autónomo.
 

Cuáles son los 5 problemas a los que se enfrentan los autónomos


Problemas de liquidez

Sin duda, el mayor inconveniente a la hora de poner en marcha tu negocio y mantenerlo a flote es tener fondos suficientes, ya que los trabajadores autónomos tienen que pagar su cuota fija a la Seguridad Social, y, además, han de adelantar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) de todas las facturas que emitan, aunque dicho pago aún no se haya recibido.

Otras posibles variables están relacionadas con la morosidad de ciertos clientes o la situación del mercado, entre otros factores que influyen en los resultados mensuales y anuales, y en poder o no seguir invirtiendo y continuar con la empresa.


Gestionar tu negocio lleva tiempo

Ser autónomo no sólo significa ofrecer el servicio y estar al día de los pagos con Hacienda y Seguridad Social. Además, hay que dejar parte del tiempo para lograr una adecuada y actualizada administración del negocio.

Aunque muchos de los trámites ya se han simplificado, esta actividad puede quitar horas a los autónomos que se podrían dedicar al mismo trabajo o a su vida personal.


Formarse y actualizarse, una tarea casi imposible

Actualizarse debería ser un requisito para todos los profesionales. No obstante, no todo el mundo puede permitirse dejar en suspenso su negocio para formarse y ampliar sus conocimientos y horizontes.

Esta situación condiciona a los autónomos a que su servicio quede obsoleto sin la calidad demandada, con la consecuente pérdida de clientes que querrán algo más novedoso y atractivo.


La competencia es sana, pero ¿hasta qué punto?

Todos hemos escuchado alguna vez que la competencia es sana, pero se dan situaciones que rompen la regla.

Por ejemplo, la denominada competencia desleal mediante una bajada de los precios imposible de mantener que apenas cubra los costes.


Un trabajo las 24 horas del día

Pese a todo lo dicho en estas líneas, ser autónomo puede llegar a ser muy gratificante. Tú te pones tus reglas y condiciones, y sólo tú decides en cada momento cómo quieres llevar tu negocio, pudiendo disfrutar realmente de aquello de ser tu propio jefe.

Claro que esto puede requerir una disponibilidad total, que hay que saber controlar adecuadamente y limitar para evitar en la medida de lo posible estar 24 pensando en trabajo única y exclusivamente.
 
 
También te puede interesar:
 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados