Los 5 perfiles a tener en cuenta al solicitar una tarjeta de crédito

Al solicitar una tarjeta de crédito debemos tener en cuenta cuánto gastamos, en qué lo hacemos, cuánto viajamos y si aplazamos o no el pago.

Los 5 perfiles a tener en cuenta al solicitar una tarjeta de crédito
Una tarjeta para cada uno
  • La Visa Cepsa de Citibank, por ejemplo, acumula el 5% en carburante que se convierten en puntos para regalos y gasolina

Cuando nos decidimos a solicitar una tarjeta de crédito ya no sólo nos limitamos a quedarnos con las que nos ofrece nuestro banco. Ahora somos más exigentes, queremos más por menos. Por eso comparamos hasta que encontramos la que más se adapta a nuestras necesidades. Al solicitar una tarjeta de crédito, debemos tener en cuenta cuál es nuestro perfil. Seguro que encajamos en uno de estos 5:

 

1. Uso la tarjeta para hacer la compra y echar gasolina: Si este es tu caso, no puedes dejar pasar la oportunidad de solicitar una tarjeta de crédito que te devuelva parte del importe gastado en comercios y estaciones de servicio o que te dé puntos canjeables por vales descuento o regalos. La Visa Cepsa de Citibank, por ejemplo, acumula el 5% en carburante que se convierten en puntos para regalos y gasolina. En el resto de establecimientos devuelve el 1%. También la Visa Pass Carrefour convierte tus repostajes (10%) y compras (1%) en vales descuento. La Visa Open de Openbank o la Banesto Visa Classic son también de estas características.

 

2. Soy de los que viajo mucho: Aparte de las que devuelven dinero por repostar, también podemos solicitar una tarjeta de crédito del tipo Iberia Cards. Todas las compras se convierten en puntos canjeables por vuelos. De forma similar funciona la Visa Renfe del Banco Santander, pero en este caso los puntos se canjean por billetes de tren. Y con la tarjeta de crédito de American Express puedes realizar tus compras en cualquier parte del mundo.

 

3. Gasto poco: Si además, pagas a fin de mes, lo mejor es solicitar una tarjeta de crédito gratis, como puede ser la de EVO o la de ING Direct

 

4. Gasto mucho: En este caso probablemente nos interese una tarjeta con un límite de crédito alto, como la Visa ING Direct o la del Banco Sabadell. Sin embargo, conviene recordar que la mayoría de los bancos ofrecen un límite en función de los ingresos y del historial crediticio. No vale para nada gastar mucho si luego no pagas.

 

5. Aplazo el pago: La cosa se complica un poco más, puesto que los intereses por aplazar el pago suelen ser bastante elevados. Toca comparar exhaustivamente todas las tarjetas que permiten aplazar el pago, como la Citi Oro de Citibank, o la del Banco Sabadell, para ver cuál ofrece unas comisiones más bajas.

 

Si no encajas en ninguno de estos perfiles, no pasa nada. Todos somos diferentes, y para cada uno de nosotros hay un tipo de tarjeta.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados