Lo mejor y lo peor de los préstamos al instante

Los préstamos al instante son un tema que genera tanto interés como dudas. Por eso consideramos conveniente evaluar lo bueno y lo malo.
 

Lo mejor y lo peor de los préstamos al instante
Puedes obtener dinero en minutos y casi sin requisitos

Los préstamos al instante son un producto financiero que puede generar tanto interés como desconfianzas y dudas en sus posibles clientes.

Muchas veces pensamos – y con razón – que si algo parece demasiado bueno para ser verdad es porque lo es, y no es extraño que ese juicio se aplique a este tipo de créditos.

Pero hay que verlos como lo que son, productos financieros pensados para satisfacer una necesidad y que tienen aspectos tanto buenos como malos eso lo que queremos tocar a fondo en las próximas líneas.

Si necesitas realmente el dinero, podrás evaluar mucho mejor que te conviene después de leer esto.
 

Las dos caras de los préstamos al instante



Hay que empezar por aclarar un punto importante. Es muy común confundir un préstamo inmediato con un crédito urgente y si bien hay muchísimas similitudes también hay diferencias elementales que los separan.

Todos los préstamos al instante son créditos urgentes, pero no todos los créditos urgentes son préstamos al instante. A lo largo de la exposición de las ventajas y las desventajas se irán entendiendo estas diferencias.
 

Lo bueno

 
  • Para quien necesita cierta liquidez inmediata, hay pocas opciones mejores que esta.
 
  • Mientras que un crédito urgente puede tardar días, en los préstamos al instante, el dinero lo recibes siempre en unos pocos minutos.
 
  • Los requisitos para solicitarlos suelen ser pocos.
 
  • En la mayoría de los casos, las facilidades no sólo están para solicitar el préstamo y para recibirlo, también hay comodidades para devolverlo.
 
  • El trámite se puede hacer por vía online.
 
  • La gran variedad de alternativas que existen en internet permiten al cliente escoger lo que mejor se adapte a sus necesidades.
 

Lo malo

 
  • Los préstamos al instante, a diferencia de los créditos urgentes, se dan por cifras de dinero pequeñas. Es difícil encontrar lugares que presten más de 1.000 euros.
 
  • Los tiempos de entrega del dinero son más cortos que en un crédito, pero los tiempos de devolución también lo son.
 
  • Aunque en cantidades más pequeñas no se note en demasía, los intereses pueden llegar a ser más agresivos que los de algunos créditos urgentes.
 
  • Si bien hay mayor variedad que cuando se trata de créditos más importantes, también es posible que hayan más condiciones generales.
 

¿Dónde se pueden solicitar?



Tal como ocurre en el caso de los créditos urgentes, hay una gran variedad de sitios online en los que puedes solicitar tu préstamo y obtenerlo en minutos.

HelpMyCash una vez más es uno de las webs más útiles para buscar pero también hay otros muy útiles y rápidos, como los siguientes:
 
  • Prestamoney: donde puedes solicitar hasta 300 euros, y devolverlos hasta en 30 días.
 
  • Wonga: un famoso sitio web en el que te prestan un máximo de 300 euros y te dan hasta 60 días para pagarlo.
 
  • Solcredito: donde te prestan hasta 800 euros y te dan flexibilidad en los tiempos de pago.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados