¿Cómo puedo limpiar mi vitrocerámica?

¿Te estás preguntando "cómo puedo limpiar mi vitrocerámica"? Para manchas blancas va bien el bicarbonato y para el aceite quemado, un líquido desengrasante.

¿Cómo puedo limpiar mi vitrocerámica?
Es conveniente limpiarla a diario, siempre cuando este fría y con un limpiador específico

¿Tienes la vitrocerámica quemada o con manchas y por mucho que la limpies no consigues que quede medianamente decente? Eso nos pasa a todos. Las marcas blancas que quedan por culpa de las cacerolas y sartenes suelen ser las más frecuentes y eliminarlas a veces no es fácil como tampoco es conseguir quitar los restos de comida pegada que ya llevan mucho tiempo sin retirarse.

 

Limpiar mi vitrocerámica de manchas

Si en estos momentos te estás preguntando cómo puedo limpiar mi vitrocerámica para que vuelva a estar brillante, puedes probar con el siguiente consejo:

1. Echamos una buena cantidad de bicarbonato en una esponja humedecida en agua tibia y escurrida.

2. Untamos la mezcla sobre la mancha y dejamos actuar durante unos 5 minutos.

3. Vertemos un poco de limpiador para vitrocerámicas y frotamos un poco. Dejamos actuar otros 5 minutos.

4. Aclaramos bien la esponja y vamos retirando la pasta, repitiendo el proceso todas las veces que sea necesario hasta que no quede rastro de la mezcla de bicarbonato y limpiador.

5. Volvemos a echar limpiador para vitrocerámicas por toda la superficie y cubrimos con un paño de algodón húmedo. Dejamos actuar durante una media hora.

6. Pasado este tiempo quitamos los residuos y frotamos con un paño humedecido en vinagre.

Cuando tenemos una mancha resistente, como puede ser la de aceite quemado, podemos echar directamente sobre ella desengrasante. Lo dejamos actuar un par de minutos y lo retiramos ayudándonos de una esponja para lavavajillas.

 

Consejos para limpiar mi vitrocerámica a diario

No obstante, es importante que recuerdes que para que no queden las sombras de las ollas siempre hay que procurar que estas tengan la base limpia. También es recomendable limpiar la vitrocerámica todos los días, a ser posible después de cocinar para evitar que la mancha se reseque.

Otras acciones que deberías tener en consideración a la hora de limpiar la vitrocerámica son las siguientes:

  • Hacer la limpieza cuando la vitrocerámica esté completamente fría. De lo contrario puedes rallarla y quedarán manchas.

 

  • El ángulo con el que se aplique la cuchilla debe tener una inclinación de unos 30 ó 35 grados. Y nunca debemos utilizar la rasqueta con la vitrocerámica seca, ni usar las esquinas.

 

  • No utilices nunca esponjas metálicas o lijas.

 

  • Cuando estemos cocinando y nos caiga comida, debemos retirarla inmediatamente con un paño o con papel de cocina. Y en cuanto haya enfriado el fogón, echamos un par de gotas de limpiador para vitrocerámicas y la eliminamos del todo. Es más fácil quitar la mancha cuando está fresca que una vez reseca.

 

  • El método ideal de limpieza es extender el limpiador por toda la superficie, dejar actuar durante 10 minutos y retirarlo con papel de cocina.

 

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados