Limpiar las manchas de cal: trucos y consejos

¿Quieres acabar por completo con la cal del baño y la cocina? Encuentra aquí los mejores trucos caseros para limpiar la cal y recuperar el brillo de todas las superficies.

Limpiar las manchas de cal: trucos y consejos
¡Acaba con las manchas más complicadas!

¿La cal cubre todas tus griferías, la lavadora o el lavavajillas, y no sabes cómo acabar con ella? Existen varios trucos caseros que pueden resultar más prácticos y económicos que muchos de los productos limpiadores disponibles en el mercado.

La cal se produce cuando las aguas duras dejan a su paso depósitos de minerales alcalinos. Estos residuos con el paso del tiempo se acumulan y empiezan a producir manchas y pueden llegar a provocar graves problemas en duchas, lavabos, inodoros e incluso en algunos electrodomésticos.

Además de dar un aspecto sucio y blanquecino a las superficies, la cal puede obstruir los filtros del agua, provocando que el agua fluya de forma irregular y atascando las tuberías.

Para ayudarte a proteger y mantener limpias las superficies y aparatos domésticos de tu hogar, a continuación te damos algunos consejos prácticos para acabar con la cal por completo.

 

Cómo limpiar la cal con remedios caseros

El mejor truco para limpiar la cal es aplicando un ácido en la superficie que ayude a reblandecer y descalcificar los depósitos.

El limón y el vinagre son dos ácidos naturales que funcionan muy bien como limpiadores para todo tipo de superficies. Sin duda, son una solución muy práctica, ecológica y económica.

1. Limón

El ácido cítrico del limón es un antiséptico natural y un ingrediente muy útil para descalcificar numerosas superficies. Tan solo necesitas utilizar medio limón y frotar con él la superficie que quieres limpiar, insistiendo sobre todo en las zonas que tengan más acumulación de cal.

En caso de que quieras limpiar el lavavajillas o la lavadora, puedes añadir una taza de zumo de limón en el cajón del detergente y realizar un programa de lavado normal con tu electrodoméstico vacío.

El truco del limón es uno de los más eficaces, aunque debes tener en cuenta que cuanto más tiempo lo dejes actuar, mejor será el resultado. Así lo ideal es que actúe por lo menos durante 30 minutos, aunque dependiendo de la cantidad de cal puedes dejarlo horas e incluso toda la noche.

2. Vinagre

El ácido acético diluido, más conocido como vinagre, es otro de los ingredientes más utilizados para limpiar la cal. Una truco muy práctico para limpiar los objetos y superficies es colocar el vinagre en un pulverizador.

Otra opción es aplicar el vinagre con un algodón o un trapo viejo para poder frotar bien por todos los recovecos, aunque tienes que tener cuidado para no dañar las superficies.

En el caso de las griferías o la alcachofa de la ducha, puedes dejarlas a remojo durante toda la noche en un recipiente con vinagre para disolver por completo los depósitos.

3. Bicarbonato de sodio

El bicarbonato de sodio es un producto imprescindible que no solo nos sirve para desinfectar, sino también para limpiar en profundidad infinidad de materiales y superficies.

Para crear una solución desodorizante y no tan abrasiva puedes mezclarlo con agua. Esta pasta nos será muy útil para limpiar grifos, ollas e incluso las mamparas de la ducha.

Recuerda que debes utilizar siempre guantes para proteger la piel y procura que el espacio este bien ventilado. Después tan solo tendrás que aclarar bien las superficies donde lo hayas aplicado, y listo.

4. Salfumán

El ácido clorhídrico o salfumán también es muy útil para descalcificar y desatascar tuberías. De hecho, es muy utilizado para limpiar los inodoros.

Eso sí, debes tener mucho cuidado, ya que el ácido clorhídrico es todavía más abrasivo y puede provocar quemaduras en la piel, así que protege siempre tu manos con unos guantes y sigue siempre las instrucciones del producto.

Verás que el salfumán reacciona al contacto con la cal, burbujeando y desprendiendo vapores tóxicos. Por eso, es muy importante que el espacio esté bien ventilado.

En caso de que lo vayas a aplicar sobre los azulejos del baño, ten cuidado y no lo dejes actuar durante demasiado tiempo, ya que puede corroer y dañar el esmalte.

 

Ten en cuenta que para obtener mejores resultados conviene limpiar la cal con cierta periodicidad y, antes de comenzar, asegúrate de limpiar bien la superficie con detergente para eliminar la suciedad acumulada.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados