¿Cómo puedo limpiar el aluminio?

¿Quieres sacar a relucir todas las superficies de aluminio de tu hogar? Te contamos algunos secretos para limpiar el aluminio y mantenerlo siempre impecable.

¿Cómo puedo limpiar el aluminio?
Aprende paso a paso a sacar brillo al aluminio

El aluminio es un metal liviano muy presente en la mayoría de los hogares, ya sea en las ventanas, puertas, marcos, muebles, electrodomésticos o en cualquier utensilio de cocina.

A pesar de ser un material resistente y duradero, es importante limpiar el aluminio frecuentemente para mantenerlo en buenas condiciones, limpio y reluciente.

Sin embargo, su limpieza requiere de algunos cuidados, pues es un material que se raya fácilmente.

A continuación te explicamos paso a paso cómo limpiar el aluminio para mantener todos los objetos siempre brillantes.

 

Cómo limpiar el aluminio paso a paso

 

1. Retira el polvo

Antes de empezar a limpiar el aluminio, tenemos que retirar bien todo el polvo de la superficie. Para ello, puedes utilizar un paño húmedo o incluso un plumero.

En el caso de que quieras limpiar utensilios de cocina, lávalos y sécalos bien antes de empezar para asegurarte que están libres de grasa, restos de comida o de algún otro tipo de suciedad.

 

2. Utiliza una esponja suave

Lo más recomendable para no rayar el aluminio es utilizar una esponja suave. Evita sobre todo los estropajos, la lana de acero o cualquier otro objeto o producto químico que pueda dañar la superficie.

En caso de que la pieza que quieras limpiar esté muy sucia, ponla a remojo con agua caliente y detergente. De este modo, la suciedad se ablandará y será más fácil eliminarla.

Para comenzar a limpiar el aluminio debes empapar la esponja con agua y un poco de detergente, después debes frotar bien para quitar todas las machas de la superficie.

Si optas por utilizar un producto específico de limpieza, asegúrate de que es apto para esa superficie de aluminio y sigue las instrucciones dadas por el fabricante.

 

3. Utiliza bicarbonato o alcohol como remedios caseros

Para las manchas más difíciles, un buen remedio casero es usar bicarbonato sódico. Empapa la esponja en bicarbonato con un poco de zumo de limón o vinagre blanco.

Después tan solo debes frotar sobre la superficie y verás que las manchas salen más fácilmente. Pero ten cuidado y no abuses mucho de este producto, ya que el bicarbonato es abrasivo y puede llegar a estropear el metal.

Otro remedio casero bastante eficaz para limpiar el aluminio es mezclar un poco de aceite de oliva y alcohol a partes iguales, y frotar con esta mezcla la superficie, insistiendo sobre todo en las manchas más difíciles.

 

4. Aclara y seca bien la superficie

Una vez que hayas terminado de limpiar, es muy importante aclarar bien las superficies con agua caliente y secarlas bien con un paño suave.

 

Recuerda que para evitar que el aluminio se deteriore, debes cuidar las piezas y superficie de tu hogar limpiándolas frecuentemente.

Y, sobre todo, antes de aplicar cualquier método de limpieza, haz una pequeña prueba inicial en un lugar poco visible para asegurarte de que el producto no va a dañar la superficie.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados