Libro mayor, ¿qué es?

Para un mejor control de la contabilidad, el libro mayor facilita una visión general de las operaciones correspondientes al ejercicio económico del negocio.

Libro mayor, ¿qué es?
Cómo elaborar un mayor contable o libro mayor

El libro mayor o mayor contable es una herramienta de contabilidad muy útil para llevar las cuentas de tu negocio. No hay que confundirlo con el libro diario, documento obligatorio para cualquier empresario que lleva la contabilidad principal, reflejando todas las transacciones de forma cronológica mediante asientos contables.

Aunque el libro diario sea muy importante a nivel de contabilidad, es el libro mayor el que permite un control más eficaz de todas las cuentas realizadas durante el ejercicio económico. Su elaboración y puesta al día no es un ejercicio obligatorio, pero se recomienda al ser un buen instrumento de consulta de las cuentas.

Cómo llevar la contabilidad de una manera eficaz


Función y finalidad

Todos los hechos económicos que se van produciendo en una empresa deben registrarse en el libro diario, indicando unos datos mínimos como la fecha de la, las cuentas involucradas, el importe y una descripción breve de la transacción.

Al mismo tiempo que se van anotando las operaciones en el libro diario, han de registrarse en el libro mayor. En este caso, tan solo se indica el importe y la cuenta con la que ha trabajado la empresa, sin necesidad de mencionar la fecha de cada una ni dar una explicación.

Es una especia de índice del libro diario, dando una secuencia correlativa de todos los movimientos. De este modo, se pueden comprobar de una sola vez los cargos y abonos del ejercicio económico. Si queremos más detalles de una operación concreta tan solo tenemos que volver al libro diario.

Cómo elaborar un libro mayor

El libro mayor posibilita clasificar el activo o bienes y derechos, el pasivo u obligaciones de pago, y el capital. Debitoor nos propone dos formas de diseño. Una primera opción es distribuir los datos en forma de “T”, reflejando en la columna de la izquierda los pagos y en la de la derecha los ingresos. La diferencia entre una y otra columna indica el saldo total. La segunda alternativa es crear un cuadro, lo que permite recoger más información, aunque el resultado final es similar.

Sea cual sea el modelo elegido, todos deben facilitar el cálculo del saldo, a partir de la diferencia entre los activos y pasivos. Se habla de saldo deudor, cuando el pasivo supera el activo. Si resulta que el activo es mayor respecto al pasivo, se trata de un saldo acreedor. Y si la diferencia es 0 el saldo es nulo.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados