Prestaciones de la Ley de dependencia, ¿cuáles son?

Las prestaciones de la Ley de dependencia son de varios tipos, principalmente ayudas económicas para diferentes servicios. Te decimos cuáles son.

Prestaciones de la Ley de dependencia, ¿cuáles son?
Se otorgan en función del grado de dependencia

La Ley de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, conocida simplemente como Ley de dependencia, fue aprobada el 30 de noviembre de 2006, aunque no entraría en vigor de forma oficial hasta el 1 de enero de 2007.

Su objetivo principal es proporcionar un sistema de ayudas públicas al conjunto de personas que no pueden valerse por sí mismas, ya sea a causa de una enfermedad, la vejez o un suceso incapacitante. Se financia fundamentalmente a través del Estado y las comunidades autónomas en la misma proporción, aunque los beneficiarios también aportan en la medida que les sea posible.

Las prestaciones de la Ley de dependencia consisten en ayudas económicas destinadas a varios fines. Te los explicamos.

PRESTACIONES DE LA LEY DE DEPENDENCIA

La ley establece 3 grados de dependencia, en función de los cuales se concederán estas ayudas:

  • Grado I – Dependencia moderada: La persona necesita apoyo intermitente para su autonomía personal.
  • Grado II – Dependencia severa: La persona necesita ayuda para realizar actividades básicas dos o tres veces al día pero no quiere la ayuda permanente de un cuidador.
  • Grado III – Gran dependencia: La persona requiere el apoyo continuo de un cuidador. Dentro de este grado se distinguen 2 niveles.

Las ayudas económicas contempladas por la ley son de 2 clases:

1. PRESTACIÓN ECONÓMICA VINCULADA AL SERVICIO

Su finalidad es facilitar el acceso de la persona dependiente a los servicios necesarios para su cuidado en el sector privado, siempre que no se pueda ofrecer mediante servicios públicos o concertados. Su cuantía es de 780 euros para los grandes dependientes de nivel 2 y de 585 euros para los de nivel 1.

El beneficiario podrá elegir de forma excepcional ser atendido por un familiar que recibirá una compensación económica según el grado de dependencia: hasta 487 euros en casos de gran dependencia de nivel 2 y hasta 390 euros en los de nivel 1.

Este cuidador familiar debe afiliarse a la Seguridad Social como un trabajador corriente, aunque el Estado asume los gastos derivados del proceso (coste de la Seguridad Social y de las acciones de formación).

2. PRESTACIÓN ECONÓMICA DE ASISTENCIA PERSONAL

Su objetivo es potenciar la autonomía de la persona dependiente mediante la contratación de asistencia personal durante un número de horas determinado, lo que facilitará el acceso del beneficiario a la educación, el trabajo y las actividades básicas de la vida diaria.

Su cuantía es de 780 euros para los grandes dependientes de nivel 2 y de 585 euros para los de nivel 1.

El Gobierno calcula que las Administraciones Públicas destinan a las prestaciones de la Ley de dependencia:

  • Hasta 1.014 euros por beneficiario en situación de gran dependencia de nivel 2.
  • Hasta 774 euros por beneficiario en situación de gran dependencia de nivel 1.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados