¿Qué es y cómo funciona la Ley D’Hont?

La Ley D’Hont es el sistema responsable de que los diputados se asignen proporcionalmente según la cantidad de votos obtenidos por cada partido.

¿Qué es y cómo funciona la Ley D’Hont?
Los escaños del Congreso se reparten proporcionalmente

Al ser el congreso el órgano que representa al pueblo español e interviene decisivamente en decisiones y políticas importantes (desde legislar hasta controlar a otros brazos del poder político) es sumamente importante que sus miembros estén asignados proporcionalmente según la voluntad de los electores, incluyendo las minorías.

Esta asignación, en la que intervienen muchos actores y variables, puede parecer confusa para muchos, pero es más simple de lo que parece gracias a la Ley D’Hont.

A continuación, te explicaremos de la manera más clara posible cómo funciona el sistema, algo que te servirá para entender las próximas elecciones.

¿Cómo funciona la Ley D’Hont?

En una elección para el congreso no puede contar únicamente la mayoría de los votos debido a que no se elige un solo ganador, sino muchos.

Si así fuera, el partido que más votos obtuviese controlaría absolutamente todo el Congreso, y eso ocasionaría no solo una pobre representación de la voluntad de las minorías, sino mucho menos posibilidad de debate a la hora de legislar.

Para que se vea con mejor claridad como funciona la Ley D’Hont, lo mejor es utilizar un ejemplo. Los números que vamos a usar no son ni mucho menos lo que se verían en una elección real, pero es preferible manejar cifras más pequeñas para que se entiendan mejor.

Ejemplo

Supongamos que en unas elecciones se presentan 5 partidos para obtener 5 escaños en el Congreso y el número total de votos es de 1.000 repartidos de la siguiente manera:

  • Partido A: 320 votos.
  • Partido B: 280 votos.
  • Partido C: 180 votos.
  • Partido D: 130 votos.
  • Partido E: 90 votos.

Para asignar los escaños proporcionalmente con la Ley D’Hont se deben calcular los cocientes para cada partido. Estos se obtienen dividiendo los votos obtenidos de cada partido entre 1,2,3,4 y 5 (el número de escaños).

Esto nos dejaría los siguientes números.

  • Partido A: 320 – 160 – 106,6 – 80 – 64.
  • Partido B: 280 – 140 – 93,3 – 70 – 56.
  • Partido C: 180 – 90 – 60 – 45 – 36.
  • Partido D: 130 – 65 – 43,3 – 32,5 – 26.
  • Partido E: 90 – 45 – 30 – 22,5 – 18.

Una vez que se obtengan los cocientes de cada partido, la Ley D’Hont establece que para asignar los escaños solo hay que ir eligiendo números en orden decreciente.

En este caso específico, los resultados son los siguientes:

  • El escaño 1 va para el Partido A (320).
  • El escaño 2 va para el Partido B (280).
  • El escaño 3 va para el Partido C (180).
  • El escaño 4 va para el Partido A (160).
  • El escaño 5 va para el Partido B (140).


La importancia de la Ley D’Hont

Veamos algunos puntos específicos que se pueden extraer de estos resultados:

  • Aunque el Partido A obtuvo más votos que los otros 4 partidos, no obtuvo la mayoría de los votos totales (32%).
  • A pesar de que el partido C fue ampliamente superado en votos (solo obtuvo el 18%), termina obteniendo uno de los 5 escaños.
  • Si hubiera 2 escaños más para elegir, uno de ellos sería para el Partido D, que solo obtuvo el 13 % de los votos totales.
  • La suma de los votos de los partidos B y C da más votos que los obtenidos por el partido A. Esto es una clara muestra de que a pesar de que ambos colectivos son minoría, son lo suficientemente grandes como para merecer una representación en el Congreso.

No hace falta decir mucho más para enfatizar la efectividad e importancia de este sistema. Como ya mencionamos, en el congreso, el debate es absolutamente necesario y este, solo es posible cuando las minorías también tienen una voz.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados