Letras del tesoro ¿Qué son?

Letras del tesoro, una inversión que puede generar rentabilidad ayudando a financiar al estado español.

Letras del tesoro ¿Qué son?
Su vencimiento es de 3,6,9 o 12 meses

Siempre hemos escuchado eso de invertir en letras del tesoro, que suena como muy importante. Sin embargo, a pesar de escucharlo en anuncios de televisión o radio la verdad muchos siguen sin tener ni idea de lo que son.

Pues bien, resulta que el Estado hay veces que no tiene suficientes ingresos como para poder pagar sus gastos. Un caso que genera que éste incurra en déficit. Para conseguir los ingresos necesarios el Estado pide dinero y entonces se crea la Deuda Pública.

La Deuda Pública puede aparecer como bonos del estado, obligaciones del estado, o letras del tesoro. Principalmente se diferencian entre las cantidades y plazos en lo que se invierte. Al estar en forma de títulos, cada uno significa el compromiso del Estado de abonar a su poseedor un determinado importe en una fecha futura concreta que se denomina vencimiento.

Características de las letras del tesoro

Cuando llega el momento de captar ingresos por parte del Estado, este emite letras del tesoro, que es un título de deuda, en lo que denomina mercado primario. A continuación, el inversor si quiere puede vender el título a otro inversor, el cual será el que tenga derecho a cobrar del Estado cuando llegue el vencimiento. En este caso, el título se ha negociado en el llamado mercado secundario.

Las letras del tesoro son títulos emitidos a corto plazo. El Estado se compromete a entregar el dinero prestado antes de 18 meses. Así su vencimiento puede ser a 3 meses, 6 meses, 9 meses o 12 meses.

Se trata de títulos de cupón cero, lo que significa que no se produce un pago de intereses entre el momento en el que se hace la compra y el del vencimiento. Al ver esto lo normal es pensar que entonces ¿para qué invertir en letras del tesoro?

Pues el truco está en que puede darse el caso en que el precio en el que se compró el título sea inferior al importe que se cobra en el momento del vencimiento. Es lo que se llama el valor nominal. De esta manera el inversor obtendría una rentabilidad implícita resultante de esta diferencia de cantidades.

Otra ventaja de las letras del tesoro es que su rentabilidad implícita no está sujeta a ningún tipo de retención por el IRPF, aunque eso sí, tienen que declararse en el impuesto.

Este beneficio implícito se puede ver si se compra una letra del tesoro por 990 euros y en el momento del vencimiento, su valor nominal es de 1.000 euros. Tendríamos 10 euros de rendimiento.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados