Leasing o renting ¿Qué me conviene más?

¿No sabes escoger entre leasing o renting? Aquí te ayudamos con esta diatriba exponiendo los puntos buenos y malos de cada opción.

Leasing o renting ¿Qué me conviene más?
No todo el mundo sabe diferenciar estas dos opciones

¿Leasing o renting? Esa es una pregunta que muchos se hacen. Ya sea porque necesitas un coche para trabajar (digamos que no quieres usar el tuyo para tal fin) o que estés buscando un modelo nuevo y las condiciones de financiación para la compra no te convenzan, es una duda valida.

Para tomar la mejor decisión, lo mejor que puedes hacer es entender claramente la diferencia entre ambas opciones y después considerar los puntos a favor y los puntos en contra de cada una de ellas. Cuando hayas hecho esto sabrás exactamente qué es lo que más te conviene.

Nosotros no podemos tomar la decisión por ti porque no podemos conocer tu situación específica, pero si que podemos darte las herramientas necesarias.

¿Leasing o renting? Te ayudamos a escoger la mejor opción

Como ya te mencionamos, lo primero que debes saber para escoger bien entre leasing o renting es la diferencia entre ambas opciones. En principio, ambas parten del hecho que debes pagar una mensualidad por un coche, pero algunos puntos clave son distintos.

En el renting, el coche pertenece a una empresa que se dedica a alquilar coches a cambio de una mensualidad; por su parte en el leasing, pagas la mensualidad a una entidad bancaria que es la propietaria del vehículo.

Esto no parece ser una diferencia mayor para decidir entre leasing o renting, pero la que te contaremos a continuación si lo es: con el renting nunca tienes la posibilidad de adquirir el coche en propiedad, mientras que en el caso del leasing puedes comprar dicho coche después de la última cuota, o simplemente devolvérselo al banco.

Leasing

Entre los principales puntos a favor del leasing, están los siguientes:

  • Tienes la posibilidad de tener un coche que en otras circunstancias estaría fuera de tu presupuesto.
  • Las facilidades de los bancos para este producto son cada vez mayores.
  • Como ya te mencionamos, al final de las cuotas puedes comprarlo por un valor residual, devolverlo al banco hasta empezar un nuevo leasing con un coche nuevo.
  • Generalmente tienes muchos más modelos de dónde escoger. De hecho, puedes casi siempre escoger cualquier modelo.

Por su parte, los principales puntos en contra son estos:

  • No ofrece servicios adicionales y necesarios, como el seguro.
  • No es un producto que puedas incluir en tu declaración tributaria como un gasto, sino como una deuda.


Renting

Estos son los puntos a favor del renting:

  • Puedes incluirlo en tu declaración como un gasto y deducir impuestos del mismo.
  • Los servicios que necesitarás para el uso del coche (seguro y mantenimiento) vienen casi siempre incluidos.

Y estos son los puntos en contra:

  • No tienes demasiados modelos de donde elegir.
  • El coche nunca será tuyo.


Nuestra conclusión

Como ya te dijimos, la elección entre leasing o renting no la podemos hacer nosotros, pero si podemos darte algunas recomendaciones.

Si el coche que deseas es simplemente para una función específica (comúnmente laboral) y no te importa el modelo, el renting puede ser una mejor opción, ya que te ahorras el dolor de cabeza del seguro y mantenimiento. Además, puedes considerarlo simplemente como un gasto de tu empresa.

Pero si tienes intención de ser propietario del coche, el leasing es la opción que más te convendrá. Claro está, si ya descartarte pedir un préstamo o ir al mercado de segunda mano.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados