Las mejores tarjetas de crédito sin nómina del verano

Citibank y Cetelem ofrecen dos de las tarjetas de crédito sin nómina. Este verano podemos financiar nuestras compras con esta herramienta. Estar en paro ya no es un obstáculo, aunque demostrar ingresos fijos ayuda a conseguir la tarjeta de crédito.

Las mejores tarjetas de crédito sin nómina del verano
Carecer de nómina no es impedimento para tener una tarjeta de crédito.

Ya estamos inmersos en el verano, casi casi en el cambio de mes, y posiblemente necesitemos financiar alguna compra. Pero posiblemente seamos uno de esos cinco millones de españoles que carecen de nómina o ingresos tipificados porque están en el paro.

Aquí apuntamos las principales tarjetas de crédito sin nómina que nos podemos encontrar en el mercado.

Una de ellas es la que ofrece Cetelem, una financiera que cuenta con el respaldo de BNP Paribas. Esta herramienta se puede solicitar sin necesidad de tener nómina, aunque siempre es aconsejable demostrar algún tipo de ingresos, como una beca, prestaciones sociales o alquiler de inmuebles, algo que sin duda ayudará a aumentar las posibilidades de conseguir una de estas tarjetas de crédito sin nómina.

Esta versión de Cetelem, que sobre todo está destinada a las compras, y ofrece flexibilidad en el pago ya que es una entidad especializada en la financiación. Por ello, se fija una línea de crédito y el pago mensual oscila entre el 3 y el 33 por ciento del máximo fijado. Además, tenemos la posibilidad de aplazar dicha cuota dos veces por año si estamos un poco 'más apretados' en el final de mes.

La segunda de las tarjetas de crédito sin nómina analizada es la Citi Oro, operada por Citibank. De ella ya hemos hablado en varias ocasiones, y su principal virtud es que no necesitamos cambiar de banco para disfrutar de ella. Tampoco nómina, aunque no es una condición 'sine qua non' sí que ayuda a resolver favorablemente la concesión de la misma a nuestro favor.

Como en otros casos, nosotros elegimos cómo pagar lo que consumamos: la cantidad total, o un porcentaje o cantidad fija todos los meses. El interés es uno de los grandes inconvenientes, porque se sitúa en torno al 25 por ciento, muy por encima de un crédito al consumo o de lo ofertado por la tarjeta de crédito tradicional operada por nuestra entidad financiera.

Son dos opciones pero no las únicas. Conseguir una de las tarjetas de crédito sin nómina que oferta el mercado es una tarea complicada, pero no imposible. Eso sí, siempre ayudará que podamos aportar algunos ingresos fuera de nómina para facilitar que la balanza se incline a nuestro favor.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados