La tarjeta social, un proyecto importante de esta legislatura

Con la idea de unificar todas las prestaciones que recibe un ciudadano en un único documento, la tarjeta social ayudará a cumplir este objetivo.

La tarjeta social, un proyecto importante de esta legislatura
Con este sistema se detectarán posibles duplicidades

A menudo las prestaciones y subsidios que los diversos colectivos de ciudadanos reciben pueden estar reflejadas en un sinfín de documentos los cuales resulta complicado organizar. El receptor puede necesitar algún papel importante para realizar una gestión y costarle encontrarlo o que le faciliten uno. Para resolver este problema surge el proyecto de la tarjeta social.

Se trata de un proyecto que el Ministerio de Empleo y la Seguridad Social considera muy importante llevar a cabo en esta legislatura. Contará con el apoyo de las Comunidades Autónomas y la Federación Española de Municipios y Provincias. En este mes de abril comienzan las actividades para poner en marcha la tarjeta social.

¿Qué función tiene la tarjeta social?

La función principal de la tarjeta social no es otra que unificar en un documento la información referente a todas las ayudas y prestaciones económicas que reciba un ciudadano. Estas prestaciones pueden provenir del Estado, las Comunidades Autónomas, Ayuntamientos o también incluso de alguna ONG.

De esta manera se cumplirían una serie de objetivos:

  1. Mayor transparencia en los programas sociales que gestionan las diversas administraciones públicas.
  2. Mejorar su coordinación y eficiencia. Con la tarjeta social se podrán detectar aquellas situaciones que produzcan vulnerabilidad al ciudadano y evitar de esta manera su posible desprotección.
  3. Detección de duplicidades. Al integrarse la tarjeta social mediante acceso electrónico al Registro de Prestaciones Públicas, se logrará una transparencia que evitará la existencia de posibles duplicidades.

 

Estos objetivos corresponden a la parte positiva del proyecto de creación de la tarjeta social. En cuanto a su parte negativa, esta surge de la opinión de la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, quienes están en contra de su creación, ya que piensan que dicho documento constituye una especie de certificado de pobreza que estigmatizaría a sus titulares.

También opinan que se trata de un gasto inútil y que lo que se debe hacer es evitar la reducción de cantidades y garantías relativas al mantenimiento de los sistemas de protección social.

Pese a las críticas, el proyecto sigue adelante para tratar de unificar las diversas prestaciones que reciba un ciudadano en la tarjeta social. Hay que tener en cuenta que al nivel estatal, hay ayudas por carencia de rentas, así como ayudas concretas por la RAI, que es la Renta Activa de Inserción (destinada, entre otros,  a parados de larga duración con más de 45 años o parados con discapacidad igual o mayor del 33%), el Programa Prepara o el PAE, que es el Programa de Activación para el Empleo.

Por su parte, las Comunidades Autónomas tienen sus propios subsidios, llegando hasta 19 tipos de rentas de inserción, y algunos ayuntamientos también tienen de este tipo de rentas y salarios sociales básicos, todo ello complementarios a las ayudas estatales y autonómicas.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados