La historia de la tarjeta de crédito gratis

El uso del dinero de plástico se extendió en la década de los 80, pero habría que esperar hasta el siglo XXI para ver una tarjeta de crédito gratis

La historia de la tarjeta de crédito gratis
La primera tarjeta de crédito llegó a España en 1954
  • La primera tarjeta en ser usada como medio de pago fue la emitida por Dinners Club en 1950

Sabemos que es de plástico y que puede llevar una banda magnética o un microchip. Pero estamos tan acostumbrados a verla en la cartera que no pensamos que la tarjeta de crédito gratis tiene su propia historia. Para conocerla, debemos viajar hasta Estados Unidos y adentrarnos en la primera década del siglo XX.

 

Como suele ocurrir en estos casos, existen varias versiones sobre el origen de las tarjetas de crédito. La más extendida es que la primera en ser usada como medio de pago fue la emitida por Dinners Club en 1950. Al parecer, el fundador de esta empresa, Frank X. McNamara, ideó este sistema tras encontrarse con que no llevaba dinero suficiente para pagar la cena en un restaurante.  

 

Hubo intentos anteriores, pero no cuajaron. De hecho, la Reserva Federal de Filadelfia asegura que fue allí donde se inventó la primera tarjeta de crédito, allá por comienzos del siglo XX. Otras fuentes apuntan a que fue el director del Chase Manhattan Bank quien en 1940 lanzó esta modalidad de pago bajo el nombre de tarjeta profesional.

 

En lo que todo el mundo está de acuerdo es en que habría que esperar hasta 1958 para la llegada de las tarjetas de crédito modernas. En ese año se crearon BankAmericard (VISA) e Interbank Card Association (Master Card). También American Express sacó su primera tarjeta de crédito. 

 

A España llegó en 1954 la de Dinners Club, casi 20 años antes que la emitida por BBVA (1971). Sin embargo, su uso no se extendió hasta los años 80. Al principio, ese dinero de plástico iba asociado a altas comisiones de apertura y renovación, pero en los últimos años hemos asistido a otra revolución: la tarjeta de crédito gratis.

 

Quién sabe si en un futuro no muy lejano, la tarjeta de crédito gratis será sustituida también por otra más moderna. Pero esa es otra historia.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados