La gasolina más barata de Europa

El precio de la gasolina en España se ha disparado en los últimos años, duplicándose en el último lustro. El consuelo es que está aún por debajo de la media europea, que se sitúa en torno a los 1,60 euros/litro. 

La gasolina más barata de Europa
España es el noveno país con la gasolina más barata de Europa

Europa vive muy alejada de la realidad de los países productores de petróleo, que se asientan sobre yacimientos interminables que dan trabajo y riqueza a Arabia Saudí, Irán o Qatar, eso sí, de una manera muy mal repartida porque son países ricos en recursos naturales pero esta riqueza está en manos de una oligarquía que también ostenta el poder.

 

No obstante, la población se beneficia de unos precios muy bajos del carburante, apenas 24 céntimos de euro el litro en el país productor con el precio más elevado: Irán. 

 

 

En esta situación, los países con la gasolina más barata en el Viejo Continente son aquellos con una economía menos expandida, como son Estonia, con el precio del carburante más barato, o Chipre, en pleno proceso de rescate por parte de la Unión Europea. Curiosamente, España se sitúa en este grupo, aunque por lo menos sea por el precio de la gasolina. En el infográfico que acompaña a este texto se representan estos países en color marrón.

 

Como hemos dicho, las comparaciones son odiosas, sobre todo para el que las sufre. En la parte inferior podemos hacer una ligera comparación entre el coste de la gasolina en Venezuela y en los principales países de la zona euro. Con respecto a España, el precio del carburante es 15 veces mayor que en el país sudamericano, productor del 7 por ciento del petróleo mundial.

 

Pero más lejos quedan aún otros países, sobre todo Holanda, cuya gasolina ya roza los 2 euros el litro, una cantidad prohibitiva.

No hay que olvidar que en España, el precio de la gasolina se ha multiplicado por dos en los últimos cinco años. En 2008 era posible llenar un depósito por apenas 50 euros, hoy con esa cantidad de dinero lo llenamos a la mitad…

 

Pero, ¿cuál es la realidad que se esconde tras estos precios? El litro de gasolina en Europa está muy gravado por impuestos, es decir, el principal implicado en esta subida es el propio estado. Por otro lado, la incorrecta liberalización del sector, sobre todo en España. Las grandes distribuidoras de gasolina casi calcan sus precios, de ahí que no haya una libre y efectiva competencia entre las marcas, que redundaría en una bajada de precios.

 

Este hecho ha provocado numerosos tirones de orejas por parte del Ejecutivo a las petroleras, que fijan el precio de la gasolina y alteran la libre competencia del mercado, provocando que en España, por ejemplo, el litro de combustible si sitúe en 1,45 euros/litro, cuando está demostrado que su precio real de venta al público podría ronda la mitad.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados