¿Qué es la custodia de valores?

La custodia de valores es el mecanismo mediante el que un intermediario se encarga de cuidar y mantener los títulos representativos de valores de oferta pública de sus clientes.

¿Qué es la custodia de valores?
El cliente debe pagar unas comisiones por este servicio

Cuando poseemos títulos representativos de valores de oferta pública solemos dejarlos en manos de un intermediario, quien los recibe en depósito y será el encargado de resguardarlos, cuidarlos y mantenerlos. Hablamos en este caso de lo que se conoce como la custodia de valores

Generalmente los intermediarios son agentes de valores, entidades financieras o corredores de bolsa. Y los productos que se suelen dejar en custodia son bonos, depósitos a plazo fijo, acciones, pagarés, letras de hipotecas o efectos de comercio.


Así funciona la custodia de valores

 
De esta forma, el custodio o intermediario deberá cumplir una serie de acciones para desempeñar la labor de custodia de valores:
 
  • Entregar un comprobante donde quede acreditada que ha recibido esos valores (hay que tener en cuenta que los títulos quedan a nombre del intermediario).
 
  • Mantener un registro cronológico de cada cliente, con las cantidades correspondientes a cada uno de ellos.
 
  • Facilitar a los clientes el número de títulos y el saldo que posee.
 
  • El custodio no podrá usar estos valores en transacciones no autorizadas por el propietario.
 
  • Salvaguardar los activos: esto quiere decir que están obligados a custodiar el dinero y los valores de sus clientes. Además, las anotaciones a nombre de sus clientes deben quedar reflejadas en un depósito de valores o en un sub custodio. 
 
  • Liquidación de las operaciones: esto incluye el llevar a cabo todas las gestiones necesarias para que estas operaciones se realicen.
 
  • Administración de los derechos económicos: el intermediario también es el encargado de cobrar los dividendos y rendimientos del capital asociado a los valores que sus clientes les han dejado en custodia.
 

Antes de contratar una custodia de valores

Por otra parte, la Comisión Nacional del Mercado de Valores establece que para comprar valores primero hay que abrir una cuenta de valores y firmar un contrato de administración y custodia de valores con una entidad financiera debidamente autorizada.

Y es a través de la cuenta de valores desde donde la entidad debe administrar la cartera de sus clientes, anotando todas las salidas y entradas de dinero. 


Por su parte, los clientes deben tener en cuenta una serie de aspectos antes de contratar una custodia de valores:
 
  • El servicio conlleva unas comisiones, cuyas cantidades deben quedar recogidas en los folletos de tarifas. La base sobre la que se van a aplicar las comisiones la elige cada entidad (efectivo liquidado, nominal de los valores, importe por operación, etc).
 
  • Deben exigir a los intermediarios que les informen periódicamente sobre los gastos, liquidaciones, operaciones, servicios realizados y estado de sus inversiones.
 
  • Tanto las obligaciones de los custodios como las del cliente tienen que quedar perfectamente reflejadas en el contrato de administración y custodia de valores. Dicho documento debe estar firmado por ambas partes.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados