La amortización del inmovilizado: aprende a contabilizarla

Hoy te contamos todos los detalles sobre la amortización del inmovilizado. Descubre qué es, para qué sirve o cómo funciona
 

La amortización del inmovilizado: aprende a contabilizarla
¿Sabes qué es?

Si tienes una empresa quizás conozcas el concepto de amortización del inmovilizado, pero para aquellos que están pensando en abrir su propio negocio quizás este concepto todavía se les escape de las manos.

Precisamente por eso, hoy te queremos contar qué es y en qué consiste la amortización del inmovilizado.

El concepto de amortización tiene un significado algo amplio dentro del mundo económico financiero, pero en este caso, simplemente nos vamos a centrar en el punto de vista contable, lo que nos lleva a hablar sobre la amortización del inmovilizado.


La amortización del inmovilizado


¿Qué es la amortización?

En general, amortización es todo aquel gasto que no representa una salida de efectivo o pago. Es decir, amortizar es distribuir el coste de una inversión como gasto a lo largo de la vida en que esa determinada inversión va a generar ingresos. 


Amortización como pérdida de valor

Desde el punto de vista contable, la amortización representa la depreciación o perdida de valor que sufren los elementos inmovilizados, simplemente por el paso del tiempo, su uso, o por razones tecnológicas. Por tanto, a los gastos generados durante cualquier actividad empresarial es necesario sumarles la amortización del inmovilizado. 


Objetivos de la amortización

  • Señala contablemente la depreciación de los bienes que se amortizan.

  • Permite conocer la cuantía del valor neto de dichos bienes.

  • Repartir durante los años de vida de los bienes que se amortizan el coste que se produce por la depreciación de estos.

  • Permite la aplicación a los bienes de dicho coste.

  • Restar los beneficios de la parte que corresponda a la amortización que suponga la compensación a la depreciación del inmovilizado, permitiendo mantener en la empresa todos aquellos recursos que impidan una descapitalización y, a su vez seguir manteniendo los fondos que puedan permitir una reposición de los elementos que se amortizan en caso de que fuera necesario. 


Efectos de la amortización

  • Es un coste de producción: la depreciación sufrida por los bienes del inmovilizado es consecuencia de su uso en el proceso de producción.

  • Es una autofinanciación: el coste no genera un desembolso en el momento en que ocurre, ya que surgió cuando se realizó la inversión. 


¿Cómo contabilizar la amortización?

Existen dos métodos de contabilidad:

  • Directo: Se obtiene al restar en la misma cuenta la cuantía de los activos depreciados.

  • Indirecto: Se trata de acumular el valor de las amortizaciones de cada período, de tal manera que compensará al precio de la compra de activos. De este modo, se evita la perdida de información relacionada con el valor de la adquisición de activos.



También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados