Jubilación activa: en qué consiste y cuáles son sus requisitos

¿Quieres trabajar una vez alcanzada la edad de jubilación? Si lo deseas, es posible. Prolonga tu actividad laboral a través de la llamada jubilación activa, conoce cómo funciona y cuáles son sus requisitos.

Jubilación activa: en qué consiste y cuáles son sus requisitos
Una medida para promover el envejecimiento activo

La jubilación activa permite percibir parte de la pensión de jubilación al mismo tiempo que se está ejerciendo una actividad laboral, ya sea por cuenta propia o ajena, a tiempo completo o parcial.

Esta medida fue adoptada en 2013 para promover el envejecimiento activo y favorecer la continuación de la vida laboral de los ciudadanos con mayor edad.

Este régimen de jubilación nos permite seguir acumulando ingresos hasta el momento de decidir abandonar por completo nuestra vida laboral. Una buena forma de seguir activo, y al mismo tiempo, incrementar la cuantía final de nuestra pensión. Además, te conviene saber cómo calcular el irpf de las pensiones, porque ha cambiado.


¿Cómo funciona exactamente la jubilación activa?



El acceso a la modalidad de jubilación activa puede realizarse en el mismo momento en el que se acceda a la pensión de jubilación, sin necesidad de haber sido aprobada previamente la pensión de jubilación ordinaria.

Durante el tiempo que se desarrolle la compatibilidad de la pensión con el trabajo, las nuevas cotizaciones servirán al trabajador para aumentar su pensión. Al dar por finalizada completamente cualquier actividad laboral, el pensionista podrá percibir el 100% de la pensión correspondiente.

La jubilación activa permite tanto a los empresarios como a los trabajadores cotizar a la Seguridad Social únicamente por incapacidad y contingencias profesionales.

Ambos grupos quedarán sujetos a una cotización especial de solidaridad del 8%, en los regímenes de trabajadores por cuenta ajena se distribuirá de manera a ser el 6% a cargo del empresario y 2% a cargo del trabajador.


Requisitos para los solicitantes


Para que un ciudadano pueda solicitar la jubilación activa debe cumplir tres requisitos esenciales:
 
  1. El solicitante debe cumplir la edad legal ordinaria de jubilación correspondiente y la actividad laboral que se vaya a desarrollar deberá estar encuadrada dentro del sector privado.
  2. El porcentaje aplicable a la respectiva base reguladora para determinar el valor de la pensión debe alcanzar el 100%. Esto significa que el solicitante debe haber alcanzado la pensión máxima a la que puede acceder y para ello, según la normativa, en 2015 deben ser acreditados al menos 35 años y 6 meses cotizados.
  3. Esta modalidad de jubilación puede ser aplicable a todos los regímenes de cotización, excepto el Régimen de Clases Pasivas.



Requisitos para las empresas


Existen también una serie de requisitos que deben ser cumplidos por parte de las empresas que contraten un trabajador bajo este régimen de jubilación:
 
  1. La entidad empleadora no puede haber adoptado decisiones extintivas improcedentes durante los 6 meses anteriores a la contratación del pensionista activo.
  2. La entidad deberá mantener durante el proceso y vigencia del contrato el nivel de empleo exigido para la misma.


¿Cuál será el valor total de mi pensión?


La cuantía de la pensión a recibir a través del régimen de jubilación activa es el 50% del valor estipulado en el reconocimiento inicial de jubilación. La pensión será revalorizada anualmente según los términos establecidos legalmente por la Seguridad Social.

El pensionista activo no podrá solicitar complementos para pensiones inferiores a la mínima mientras compatibilice la pensión y el trabajo. Una vez terminada la actividad laboral, tendrá derecho a percibir el importe íntegro de la pensión correspondiente.


También te puede interesar:
 

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados