Me obligan a tomar la jubilación a los 63 años y no quiero, ¿qué hago?

La Seguridad Social permite la jubilación a los 63 años. Sin embargo, ¿qué ocurre si se quiere seguir trabajando a partir de esa edad? Te lo contamos.

Me obligan a tomar la jubilación a los 63 años y no quiero, ¿qué hago?
La jubilación anticipada conlleva unas reducciones

Con la reforma de las pensiones, la edad legal para jubilarse irá en aumento hasta los 67 años que se necesitarán en 2027. La misma reforma también eleva la jubilación a los 63 años de carácter anticipado.

Para acceder a esta opción será necesario haber cotizado un mínimo de 35 años a la Seguridad Social. Para la jubilación anticipada no voluntaria, accesible a los 61 años, se debe haber cotizado al menos durante 33 años.

Es importante destacar que en ambos casos se aplican unos coeficientes reductores en las pensiones, es decir, se reducen las prestaciones.

Éstos pueden llegar al 2% por cada trimestre que falte para alcanzar la edad legal de jubilación. La jubilación anticipada forzosa puede resultar una trampa para la salud del poder adquisitivo y la economía doméstica.
 

JUBILACIÓN A LOS 63: 35 AÑOS COTIZADOS


Los requisitos para acceder a la jubilación a los 63 años son los siguientes:

  • Haber cotizado al menos 35 años. Como mínimo 2 de ellos deben estar comprendidos en los 15 años previos. Los trabajadores incluidos en el Sistema especial para trabajadores por cuenta ajena agrarios deben haber cotizado al menos 6 años en los últimos 10.

  • Encontrarse en alta o en situación asimilada al alta.

  • La cuantía de la pensión a recibir ha de resultar superior a la pensión mínima que le correspondería al interesado por su situación familiar al cumplir los 65 años.

En este caso, la solicitud sería voluntaria.

La modalidad de jubilación anticipada forzosa ocurre por causas ajenas al trabajador. Por ejemplo, cuando cierra la empresa en la que está trabajando, es despedido por un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) o cualquier otra situación que le impida seguir trabajando.
 

¿ES POSIBLE TRABAJAR TRAS LA JUBILACIÓN ANTICIPADA FORZOSA?


Una vez se haya producido este hecho, hay que tener en cuenta un factor muy importante. La jubilación anticipada forzosa no tiene ninguna motivación por parte del trabajador, y por lo tanto es alguien ajeno quien la determina.

Muchas veces ha de acatarse por ley. Un ejemplo lo podemos encontrar en este caso, cuando la Consejería de Sanidad jubiló forzosamente a 455 médicos madrileños que podrían haber seguido desempeñando sus trabajos. Finalmente, la justicia les dio la razón que en principio les había quitado.

Así pues, las posibilidades para seguir trabajando después de una jubilación forzosa a los 63 años dependen de los tribunales. Esto ocurre principalmente en el funcionariado.

La situación cambia, como no podía ser de otra manera, para la jubilación anticipada voluntaria. Para seguir trabajando después de esa edad, únicamente es importante hacerlo en un sitio que reporte beneficios y sea apto para las condiciones físicas y mentales del trabajador.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados