Jet lag, ¿qué es y cómo combatirlo?

El jet lag se produce al atravesar varios husos horarios muy rápido, por lo que previamente hay que adaptar al cuerpo al nuevo horario.

Jet lag, ¿qué es y cómo combatirlo?
Los síntomas son dolor de cabeza, cansancio, sueño por el día o insomnio

Cuando volamos miles de kilómetros en apenas unas horas es inevitable sufrir lo que se conoce como jet lag. Dolor de cabeza, cansancio, sueño durante el día, insomnio por la noche, molestias digestivas, cambio de estado de ánimo, dolores en las piernas, sequedad nasal, de garganta o deshidratación son algunos de los síntomas que manifestamos como consecuencia de atravesar varios meridianos.

Esto es así porque nuestro ritmo circadiano o ritmo biológico necesita adaptarse. El tiempo que nos llevará superar el jet lag depende de varios factores:

  • La dirección hacia la que viajemos. Si es al este el impacto será mayor que al oeste. Hacia el norte o el sur no sufriremos este síndrome de los husos horarios, también llamado disritmia circadiana.
  • El número de husos horarios que hemos atravesado hasta llegar a nuestro destino. A mayor número, más síntomas. Pero el jet lag comienza a afectarnos a partir de las 2 horas de diferencia. A partir de las 6 horas necesitaremos 2 ó 3 días para aclimatarnos.
  • El sexo, la edad y el estado físico también tiene mucho que ver en cómo nos afecta el jet lag. Las mujeres y las personas mayores de 50 años son más propensos a sufrir estas molestias.
  • La frecuencia con la que viajamos a destinos con diferencia horaria. El jet lag afecta más a quienes toman vuelos de larga distancia constantemente que a quienes solo vuelan de vez en cuando.

 

Consejos para combatir el jet lag

Evitar los efectos del jet lag es complicado, pero podemos tomar una serie de precauciones para que los síntomas sean menos acentuados.

1. Adaptarse al horario del país al que vamos a viajar antes de subir al avión. Durante los días anteriores podemos ir preparando a nuestro cuerpo conforme a los nuevos horarios que vamos a tener. Los dos días previos podemos probar a comer y acostarnos un poco más tarde si vamos al oeste o más temprano si nuestro viaje es hacia el este.

2. En los vuelos hacia el oeste es recomendable escoger un horario que nos permita aterrizar por la tarde. De esa forma podremos acostarnos al poco de llegar. En cambio, si vamos hacia el este, lo mejor es tratar de llegar a primera hora de la mañana para que el sol active nuestro organismo.

3. Beber mucha agua y alimentos con vitamina C para evitar la deshidratación y la pesadez de estómago. Por contra, durante el vuelo hay que evitar el café y las bebidas alcohólicas.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: