El IVA soportado, ¿cómo funciona para empresas y autónomos?

Si tienes dudas sobre el concepto del IVA soportado, te explicamos en qué consiste, y te ayudamos a que conozcas todos los requisitos necesarios para poder proceder a su deducción.

El IVA soportado, ¿cómo funciona para empresas y autónomos?
El IVA soportado se puede deducir bajo una serie de requisitos.

El IVA tiene muchos más matices de los que aparenta, y supone en ocasiones un problema añadido para algunos autónomos y empresas que deben lidiar con distintas cifras a lo largo del ejercicio anual. Lo que queda claro, ante todo, es que las actividades económicas implican tanto el pago como el cobro del IVA.

Un factor que se debe tener muy en cuenta es el hecho de que existe un IVA soportado y otro deducible a la hora de hacer las declaraciones trimestrales. Aunque este concepto sea fundamental, a veces no queda lo bastante claro, por eso vamos a centrarnos en explicar cómo funcionan el IVA soportado y el deducible.

El IVA soportado y su deducción

Tanto los autónomos como las empresas hacen un uso continuo del IVA, pues requieren de unos servicios concretos que se han de contratar, así como de materiales por los que se tendrá que abonar un IVA determinado. Por otro lado, también a los clientes les repercutirá su correspondiente tipo de IVA por sus actividades y ventas, así que el IVA es un impuesto que va unido a las actividades económicas en sí.

El problema viene porque cada trimestre, este IVA ingresado y no cobrado debe ser devuelto a Hacienda, pues no pertenece a las empresas o autónomos, deduciéndose así la diferencia entre el dinero ingresado y el que se ha pagado. Para liquidar la declaración trimestral se rellena el modelo 303, mediante el cual se resta el IVA soportado (el que se ha pagado), al IVA que han cobrado a los clientes.

Con todo esto, podemos deducir entonces que el IVA soportado es el resultante de la compra de los productos y servicios por parte del autónomo o empresario. Resulta fundamental saber que el IVA soportado en las operaciones realizadas, puede ser siempre deducido, y para ello deben cumplirse una serie de requisitos:

  • Solo los que tienen la condición de empresarios o profesionales que realicen actividades económicas como tales, pueden efectuar las deducciones.
  • Los servicios y los bienes que se han utilizado y adquirido haciendo uso del IVA soportado deben ser utilizados para la realización de las tareas relacionadas con la actividad profesional y empresarial.
  • Las cuotas soportadas deben de ser deducibles legalmente, y para lograr esa consideración tienen que darse en operaciones sujetas y no exentas. Tampoco la cuantía puede sobrepasar al límite legal que corresponda según el tipo de IVA.
  • Tanto los bienes como los servicios han de ser empleados en actividades que generen con su realización el derecho a la deducción de las cuotas propias del IVA soportado.
  • Para ejercer el derecho a la deducción se debe estar en posesión de los justificantes que permitan realizar las operaciones correspondientes (facturas físicas).

Las cuotas no pueden figurar entre las restricciones y exclusiones establecidas por la Ley para el derecho a deducir. Por lo tanto, las cuotas soportadas de la siguiente manera no pueden ser objeto de deducción salvo en casos de bienes de aplicación profesional o empresarial:

  • Los alimentos, bebidas, tabaco y los espectáculos o servicios recreativos.
  • Servicios de viajes, desplazamientos, restauración y hostelería en general, excepto los considerados como gasto deducible para el IRPF o el Impuesto de Sociedades.
  • Servicios y bienes centrados en terceras personas, asalariados o destinados a la atención al cliente.
  • La joyería, perlas, piedras preciosas, alhajas y objetos que incluyan platino u oro en su elaboración.

Entender cómo funciona el IVA soportado es algo básico pero fundamental para poder gestionar los pagos trimestrales y poder así deducir la diferencia entre los ingresos y los pagos. La Agencia Tributaria pone a disposición del ciudadano una sección de ayuda dentro del propio modelo 303 de autoliquidación del IVA, donde además se pueden consultar las condiciones del Régimen General y el de los autónomos y empresarios.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados