ITV caducada, ¿cuáles son las consecuencias?

El mantenimiento del coche es fundamental para la seguridad de sus ocupantes, por lo que tener la ITV caducada tiene una sanción importante.

ITV caducada, ¿cuáles son las consecuencias?
Circular con la ITV caducada son 200 €

Comprar un coche significa no parar de soltar dinero desde el día que sale del concesionario. Que si gasolina, impuesto de circulación, seguro, reparaciones, ITV… Esta última supone la revisión obligatoria que pone a prueba el cumplimiento de los requisitos mínimos para la circulación del coche, aunque algunos van con la ITV caducada.

Pues sí, bien porque su automóvil ni se acerca a las condiciones mínimas de seguridad exigidas y no quiere intentar pasar la revisión, o bien porque quiere ahorrarse el gasto de pasarla, el caso es que hay conductores que circulan con la ITV caducada.

Una infracción que puede resultar cara ya que la multa por circular con la ITV caducada es de 200 euros, que se pueden quedar en 100 euros por pronto pago. Además, la Dirección General de Tráfico controla a todos aquellos coches que circulan sin seguro o sin pasar la ITV gracias a los lectores de matrículas que están instalados en los paneles informativos de las carreteras.
 

Posibles problemas con la ITV caducada

Como ya hemos indicado, la DGT tiene información de los coches que tienen ITV caducada, desfavorable o negativa, y si la Guardia Civil detecta tu coche circulando por la carretera te puede multar con los 200 euros.

Normalmente se recibe una carta semanas antes indicando el próximo vencimiento del certificado de ITV en vigor y deberemos realizarla siempre antes de que finalice el plazo. Si tenemos un coche que ya no se usa y debe pasarla, lo mejor es darlo de baja temporalmente. Aunque eso sí, al darlo de alta habrá que pasar una nueva inspección.

Puede ocurrir que al intentar pasar la ITV en fecha, no la pasemos y nos den un resultado desfavorable o negativo. Entonces habrá que actuar así:
ITV desfavorable: Tenemos un plazo de menos de dos meses para arreglar los fallos detectados y únicamente podremos mover el automóvil al llevarlo al taller y volver a pasar la ITV.

ITV negativa: También existe un plazo menor de dos meses, aunque el inconveniente en este caso es que ya no podremos circular con el coche y tendrá que recogerlo una grúa.

En ambos casos, si el vehículo no se presenta en la ITV dentro del plazo inferior de dos meses, la matrícula se facilita a la Jefatura Provincial de Tráfico, la cual podrá desde ese momento sancionar al propietario y dar de baja al vehículo, comunicándoselo eso sí primero al dueño.

En ambos casos el centro de inspección sella tu ficha técnica como inspección desfavorable o negativa (antiguamente se retenía la ficha técnica pero ahora no). Desde ese momento el usuario queda informado de los plazos para subsanar los defectos y pasar de nuevo la ITV.

La ITV se debe pasar en el mismo centro, si no te viene bien debes pedir un traslado del expediente de tu vehículo. Si el coche no se presenta en el centro en el plazo de dos meses, la matrícula es comunicada a la Jefatura Provincial de Tráfico y desde ese momento esta puede abrir expediente sancionador y dar de baja el vehículo, previa comunicación a su propietario.
 

Problemas con los seguros por ITV caducada

Este es un tema importante. Si el coche circula con la ITV caducada o desfavorable y tiene un accidente, el seguro básico a terceros, como responsabilidad civil, cubre ese daño.

Sin embargo, la aseguradora luego puede reclamar los gastos ocurridos al tomador del seguro, principalmente cuando el accidente no hubiese ocurrido si el coche estuviese en buen estado, al menos el mínimo exigido por la ITV para frenos o neumáticos.

Si se tiene un accidente y el seguro es a todo riesgo, también es posible que la aseguradora, al saber que circulaba con ITV caducada o desfavorable, puede decidir no pagar los daños propios.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados