¿Cómo queda el IRPF de los becarios tras la reforma del Gobierno?

Las becas califican como rendimientos del trabajo cuando hablamos de los contratos en prácticas. Por tanto, el IRPF de los becarios es el mismo que el de resto de contribuyentes.

¿Cómo queda el IRPF de los becarios tras la reforma del Gobierno?
Las becas para estudios e investigación están exentas de tributar

Como seguro que todos sabéis, con el nuevo año se ha empezado a aplicar el segundo tramo de la  rebaja del IRPFEsta reforma permitirá a los contribuyentes ahorrar algo de dinero (la media será de 78,11 euros anuales), todo en función del salario recibido. 


La retención mínima del IRPF de los becarios es del 2%

 Hasta ahí todo más o menos claro. ¿Pero que ocurre con los contratos en prácticas? ¿Cómo queda el IRPF de los becarios? Porque sí, por muy poco que se pague, las becas califican como rendimientos del trabajo. Por tanto, sus beneficiarios tienen que tributar como un contribuyente más. Hay que dejar claro que, por norma general, los becarios cotizarán por contingencias comunes y contingencias profesionales, pero ni por desempleo ni al Fondo de Garantía Salarial (FOGASA).

La cuantía irá en función del importe bruto de la beca y la situación personal del becario, pero el porcentaje mínimo de retención es el 2%. Aquí puedes calcularla 


Exenciones al IRPF de los becarios


También hay excepciones. Los becarios sí que están exentos de tributar en los siguientes casos (según artículo 7 LIRPF):

1. Las becas públicas y las becas concedidas por entidades sin fines lucrativos, percibidas para cursar estudios reglados en España y en el extranjero. En este caso:
 
  • La convocatoria de la beca tiene que publicarse en el Boletín Oficial del Estado o de la Comunidad Autónoma, además de en un periódico de gran circulación nacional y en la página web de la entidad.
  • La ley determina que estará exento el dinero de la beca destinado al pago de los costes de matrícula o concepto equivalente, así como los costes del seguro de accidentes y asistencia sanitaria, tanto del becario como de su hijo y cónyuge, en caso de tenerlos.

 

2. Las becas de formación de investigación concedidas por organismos públicos o por entidades sin fines lucrativos, siempre y cuando:
 

  • Los becarios sean graduados universitarios.
  • La beca esté orientada al desarrollo de actividades de formación y especialización científico – técnica.
  • La beca se conceda según los principios de publicidad, igualdad, mérito y capacidad en la concesión de la ayuda o prestación económica.
  • La beca requiera la dedicación del personal investigador en formación a las actividades de formación y especialización científica o técnica objeto de la ayuda económica.
  • El programa de la beca se haya inscrito en el registro general de ayudas a la investigación.


3. Las ayudas de contenido económico a los deportistas de alto nivel ajustadas a los programas de preparación establecidos por el Consejo Superior de Deportes con las federaciones deportivas españolas o con el Comité Olímpico Español, en las condiciones que se determinen reglamentariamente.
 

El IRPF de los becarios en el extranjero

 

Además, la Agencia Tributaria recuerda que los becarios que se desplacen al extranjero con motivo de su beca y que mantengan la residencia en España, tendrán que declarar sus ingresos aquí. Sin embargo, la ley reconoce que las rentas obtenidas por trabajos en el extranjero no tienen que declarar el IRPF siempre y cuando:
 

  • El trabajo se realice para una empresa o entidad no residente en España o con establecimiento permanente situado en el extranjero.
  • El territorio en el que se realicen los trabajos aplique un impuesto de naturaleza idéntica al IRPF.
  • No se trate de un paraíso fiscal.
  • El límite máximo de la exención es de 60.100 euros anuales.
También estará exento de tributar el dinero de la beca destinado al pago de los costes de matrícula o concepto equivalente, así como los costes del seguro de accidentes y asistencia sanitaria, tanto del becario como de su hijo y cónyuge, en caso de tenerlos. La dotación máxima de la beca a estos efectos oscila entre los 3.000 y los 21.600 euros anuales, en función de las condiciones y tipos de estudio.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados