Intoxicaciones alimentarias, ¿cuáles son las más comunes en verano?

Descubre las principales causas de por qué en verano se disparan las intoxicaciones alimentarias y evita los efectos de las bacterias que las provocan.

Intoxicaciones alimentarias, ¿cuáles son las más comunes en verano?
Las intoxicaciones se dan con mayor frecuencia con las altas temperaturas

Salir de la rutina del día a día. Salir demasiado. Romper con horarios. Sufrir las altas temperaturas. Comer fuera más de lo habitual. No parar de beber cerveza. Quedar con amigos día tras día. Almuerzos y cenas más copiosos que durante el resto del año. Dejar, de una vez por todas, de lado la operación bikini. Olvidar lavarnos las manos antes de cada comida. Abandonar las verduras y sucumbir a las más oscuras tentaciones culinarias (fritos y rebozados, salsas…). Comer sin ataduras. No lavar bien los alimentos o comerlos poco cocinados. Dejarnos llevar y querer probar todo lo que hay en la carta de los chiringuitos, bares y restaurantes a los que vamos. Todo esto hace que durante el verano estemos más expuestos a las intoxicaciones alimentarias.

Bacterias que causan intoxicaciones alimentarias

Sufrimos una intoxicación alimentaria cuando comemos alimentos contaminados con elementos perjudiciales para nuestro organismo. Además, a este hecho hay que añadir el calor, que es el caldo de cultivo perfecto para que proliferen todo tipo de microorganismos en los alimentos.

Cuidar la higiene, lavándonos no solo las manos antes de comer, sino también lavando bien los alimentos antes de consumirlos, y evitando tomarlos crudos en la medida de lo posible, estaremos cuidándonos de aquellas intoxicaciones que producen determinados organismos.

Salmonella

Es quizás una de las bacterias más conocidas por todos, por su presencia habitual en los huevos. Está en ellos precisamente porque su hábitat natural es en los intestinos cálidos de los animales, desde donde se pasa a otros alimentos por contacto. Igualmente, se pasa también a las verduras, por contacto. Para librarnos de ella, tendremos que limpiar bien los alimentos y evitar alimentos con huevos (por este motivo se la asocia tanto con la ensaladilla) y verduras sin cocinar.

Puede causarnos una gastroenteritis o llegar a provocarnos una infección mucho más grave, llegando a causar hasta fiebres tifoideas e incluso septicemia (infección generalizada).

Campylobacter

Estas bacterias son unas de las principales causas de las intoxicaciones alimentarias, provocando diarrea y enfermedades que se transmiten a través de los alimentos. Una vez más, la mejor forma de prevenirla es cocinando bien los alimentos.

Estas bacterias se pueden contagiar de una persona a otra cuando alguien entra en contacto con la materia fecal (las cacas) procedente de una persona infectada (como puede ocurrir con los pañales sucios de un bebé).

Viven en los intestinos de muchos animales salvajes y domésticos, y pueden infectarnos cuando las heces de animales contaminan los alimentos. Por tanto, podemos encontrarla fácilmente en pescados, en carne (sobre todo en pollo), agua no potabilizada, o leche sin pasteurizar.

E. Coli

Esta bacteria proviene de las heces. Y acaba llegando a la comida por la falta de higiene, por la contaminación de las aguas y también por las verduras crudas sin lavar.

Gastroenteritis, dolores estomacales o fiebre pueden ser sus síntomas.

Listeria

Es la causante de la listeriosis, una infección que es más frecuente en animales que en humanos, y que cuenta con una tasa de mortalidad alta.

Esta bacteria nos llega a través de animales infectados, y podemos encontrarla en los alimentos crudos y poco cocinados: leche, quesos, embutidos, paté…

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: