Intolerancia a la fructosa. ¿Qué es y qué síntomas tiene?

¿Te sienta mal el consumo de frutas y verduras? Posiblemente padezcas intolerancia a la fructosa. Conoce en qué consiste este tipo de alergia y descubre cuáles son sus síntomas más habituales

Intolerancia a la fructosa. ¿Qué es y qué síntomas tiene?
El organismo puede presentar intolerancia ante la fruta y la verdura

Existen diversos tipos de intolerancias alimentarias, tantas como alimentos existen. Por ello, puede llegar a suceder que un alimento que hayas consumido durante toda tu vida sin problemas, ahora pueda comenzar a producirte una reacción alérgica.

Existen determinadas personas que sufren de alergia o intolerancia a la fructosa, un monosacárido o azúcar que está presente de forma libre y natural en frutas y verduras, cereales o la remolacha, la caña de azúcar y la miel, además de otras bebidas como zumos, jarabes y siropes.

Intolerancia a la fructosa

 

¿Qué es?

Se trata de la reacción alérgica que el organismo manifiesta cuando se consumen aquellos alimentos que contienen fructosa. Como lo son la fruta, la verdura, los cereales, los zumos, jarabes y siropes.

¿A qué se debe?

La mala absorción de la fructosa se debe a un defecto en el sistema de transporte GLUT-5, efectuado por la falta de la mucosa intestinal, ya sea de origen genético y por tanto para toda la vida, o pasajera, debido a una enfermedad que provoque daños en la mucosa del intestino delgado, pero que se puede solucionar una vez esta se haya regenerado.

¿Cuáles son los síntomas?

Aparición de dolores abdominales, gases, cólicos intestinales, diarreas o mucosas alternadas con estreñimiento, acompañadas de síntomas de cansancio, nerviosismo y cambios de humor. Sin embargo, uno de los síntomas más habituales que se asocian a la intolerancia a la fructosa es la depresión, ya que al no ser absorbida la fructosa, se impide que uno de los aminoácidos que la componen, el cual es necesario para producir serotonina (hormona de la felicidad), genere estados depresivos y oscilaciones de ánimo en las personas que sufren intolerancia a la fructosa.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la fructosa?

La mala absorción de la fructosa se diagnostica a través de pruebas médicas como el test del hidrógeno del aire espirado y del metano. Por lo que si sufres alguno de los síntomas anteriormente especificados, lo más conveniente es que acudas a un médico especialista para que diagnostique la alergia y actúe en consecuencia con el tratamiento más adecuado. Ya que eliminar por completo la fruta y la verdura de una dieta supone una gran deficiencia de fibra, vitamina C y vitamina A entre otras muchas otras sustancias que son necesarias en el día a día para mantener la salud del organismo.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados