Inspección de Hacienda a autónomos, ¿qué hacer?

La Agencia Tributaria vigila muy de cerca. Si una inspección de Hacienda a autónomos llega a tu vida, te contamos cómo afrontarla.

Inspección de Hacienda a autónomos, ¿qué hacer?
Conocer tus deberes como autónomo te evitará problemas de tributación

El fisco es implacable. Sus mecanismos de actuación vigilan con lupa las actividades de los contribuyentes, determinando si existen o no acciones fraudulentas que conlleven más de un problema.

Los trabajadores por cuenta propia, es decir, los autónomos, son quizá el colectivo más controlado por la Agencia Tributaria debido a su naturaleza profesional. Se estudian con detalle todos sus movimientos bancarios, tanto los ingresos como los gastos, vinculando la información del IRPF con las declaraciones de IVA en busca de posibles irregularidades.

Sabemos que eres un trabajador ejemplar, pero si llega el caso de una inspección de Hacienda a autónomos que llama a tu puerta, no pierdas los nervios. Es importante que conozcas tus principales derechos y sepas cómo actuar.

INSPECCIÓN DE HACIENDA A AUTÓNOMOS

Primero: la inviolabilidad de tu domicilio es indiscutible. Nadie puede entrar en tu casa sin tu consentimiento. En términos laborales, el domicilio de una empresa tiene la misma consideración que una residencia particular, por lo que si eres un autónomo que trabaja desde casa tienes este derecho.

Lo que quieras provocar con tu veto o tu consentimiento para que el inspector entre en tu casa ya depende de ti. Quizá prohibirle la entrada no sea la manera más adecuada de actuar si no tienes nada que ocultar, pero puedes hacerlo.

Si el inspector no ha entrado en tu vivienda, puede requerir una autorización por escrito del delegado de Hacienda para acceder sin tu permiso. En este punto puedes ejercer tu derecho a la inviolabilidad del domicilio de nuevo, pero podrían acusarte de obstrucción a la labor de la Agencia Tributaria.

Esto acarrea posibles sanciones de entre 300 euros y el 2% de tu volumen de negocios, hasta un máximo de 400.000 euros. Además, el inspector tiene la opción de solicitar una orden judicial como último recurso, y con ella estarías obligado a dejarle entrar finalmente en tu domicilio.

Una vez comience la inspección en la vivienda, donde desarrollas tu actividad como autónomo, el inspector tampoco podrá tocar nada hasta que tú o un responsable autorizado estéis presentes. Esto también cambia con la presencia de una orden judicial, que dará vía libre a la inspección aunque no te encuentres en la casa.

En Mi Portal Financiero hemos abordado otras posibles situaciones en las que podrías verte envuelto si eres autónomo. Por ejemplo, qué hacer si Hacienda detecta errores en tu facturación o cuáles son las retenciones de IRPF que te corresponden.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados