Inigualable y magnífica receta de gambas al ajillo

A continuación daremos la receta tradicional de gambas al ajillo. Y alguna más por si quieres innovar y sorprender a los tuyos.

Inigualable y magnífica receta de gambas al ajillo
Es recomendable utilizar gambas frescas de un tamaño que no sea muy grande



Una de las tapas que más éxito tienen en los bares de nuestro país son las gambas al ajillo. Ummm, solo con cerrar los ojos puedo olerlas. Ese olor a ajo, a guindilla, a aceite... Todo junto es una auténtico placer para el paladar.

¿Que nunca las has preparado? A continuación daremos la receta tradicional de gambas al ajillo. Y alguna más por si quieres innovar y sorprender a los tuyos.


 

Gambas al ajillo: ingredientes


Para preparar la receta tradicional de gambas al ajillo necesitaremos los siguientes ingredientes:
 
  • 400 gramos de gambas 
  • 6 dientes de ajo
  • Dos guindillas grandes
  • Sal
  • Perejil
  • Aceite de oliva


 

Gambas al ajillo: elaboración


A la hora de preparar esta receta debemos tener en cuenta que cuanto mejores sean las gambas, mejor sabrán. Además es recomendable utilizar gambas frescas de un tamaño que no sea muy grande.

Si son congeladas hay que dejarlas que se descongelen bien, escurrir y secar todo lo que podamos. Una vez dicho esto, comenzamos:

1. Pelamos las gambas, asegurándonos de que no queda ningún resto de cabeza, cáscara o intestinos (un hilo oscuro que recorre su cuerpo desde la cola a la cabeza). Secamos y Reservamos.

2. Pelamos los ajos y los cortamos en láminas muy finas. Aquí os hemos puesto 6, pero puedes utilizar los que quieras. Reservamos.

3. Laminamos las guindillas y reservamos.

4. En una cazuela de barro echamos un buen chorro de aceite de oliva y ponemos a dorar los ajos a fuego suave junto con las guindillas laminadas. Cuando los ajos empiecen a dorarse añadimos las gambas (limpias y secas) y salamos al gusto.

Las pasamos unos minutos por ambos lados, con cuidado para que no se hagan demasiado (con tres minutos debería ser suficiente si las gambas son pequeñas). Retiramos de fuego y servimos inmediatamente. Si no tienes cazuela de barro siempre puedes utilizar un sartén. 


5. Si hemos utilizado la cazuela de barro podemos presentarlas en la mesa tal cual o con un poco de perejil picado por encima. En caso de que hayamos usado una sartén, servimos en una cazuela de cerámica o en una fuente pequeña. 

6. Cortamos una rodajas de pan y las colocamos en la mesa para poder mojar en la salsa. 


 

Gambas al ajillo: otras ideas


Si queremos que nuestras gambas al ajillo se conviertan en un plato más completo siempre podemos añadir una almejas, unos champiñones, acompañarlas de arroz o incluso cocinarlas en vino blanco.

Y no te olvides de las croquetas con gambas que ya hemos preparado para ti en un artículo anterior.


También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados