Indemnización y finiquito, ¿cuál es la diferencia?

Cuando acaba una relación laboral, el trabajador tiene varios derechos entre los que se encuentran indemnización y finiquito. ¿Sabes en qué se diferencian?

Indemnización y finiquito, ¿cuál es la diferencia?
Ambos están incluidos en el Estatuto de los Trabajadores

Llega el momento de la despedida. Tus ya excompañeros te esperan en la recepción de las oficinas con un cartel gigante: “Te echaremos de menos, ¡qué bien nos lo pasamos trabajando juntos!”, y esa misma noche os pegáis una cena por todo lo alto.

Poner fin a una relación laboral no es fácil, sobre todo si has hecho buenas migas con la gente. Por supuesto, depende de muchas otras variables. Quizá hayas encontrado un trabajo que te atraiga más, te hayan echado sin motivos o simplemente no hayas superado el periodo de prueba.

En cualquier caso, como trabajador tienes derecho a varias cosas que deberías conocer. Indemnización y finiquito parecen dos conceptos iguales, pero en realidad son muy distintos. Te los explicamos.

INDEMNIZACIÓN Y FINIQUITO: DIFERENCIAS


FINIQUITO

El finiquito es la cantidad de dinero que el trabajador recibe por parte de la empresa cuando finaliza la relación laboral. En él están incluidas las siguientes sumas:

  • Los días de salario del último mes trabajado. Si por ejemplo el trabajador abandona su puesto el día 18 de julio, le corresponderán 18 días de salario.
  • Los días de vacaciones que no se han podido disfrutar. En el caso anterior, el trabajador habría generado 14 días de vacaciones que se pagan en el finiquito.
  • La parte proporcional de las pagas extra que no se hayan cobrado. Si dichas pagas están prorrateadas en la nómina, esta cuantía no forma parte del finiquito.
  • Cualquier otro concepto que la empresa aún no haya pagado: atrasos, horas extra, pluses…

La forma en que se haya puesto fin a la relación laboral no importa en ningún caso para cobrar el finiquito. El trabajador tiene derecho a él siempre que deja de trabajar, ya sea por despido, fin de contrato, baja voluntaria o cualquier otro motivo.

La empresa debe pagar el finiquito el último día de trabajo. Para ello, entregará al trabajador un documento en el que estén reflejados todos sus conceptos. Después de pedir una copia y hacer la correspondiente revisión, el trabajador declara su conformidad con una firma.

INDEMNIZACIÓN

Existen ciertos casos en los que el trabajador tiene derecho, además de al finiquito, a una indemnización. Su cuantía depende principalmente de cómo finalice la relación laboral.

Por decisión empresarial:

  • El despido se produce de forma objetiva: La indemnización es de 20 días por año trabajado con un máximo de 12 mensualidades. Estos son los pasos para reclamarla.
  • Fin de contrato: El Estatuto de los Trabajadores reconoce 12 días por año, aunque la jurisprudencia europea establece 20 días por año.
  • Tras una modificación sustancial de las condiciones laborales: 20 días por año con un máximo de 9 mensualidades.
  • Movilidad geográfica de la empresa: 20 días por año con un máximo de 12 mensualidades.
  • Incumplimiento de las obligaciones del empresario: Tiene la consideración de un despido improcedente, por lo que la indemnización es de 45 días por cada año trabajado antes del 12 de febrero de 2012 y de 33 días a partir de entonces.

El trabajador no tendrá derecho a una indemnización cuando la relación laboral finaliza por las siguientes causas:

  • Baja voluntaria
  • Despido disciplinario por una conducta sancionable
  • No superación del periodo de prueba
  • Fin de contrato por mutuo acuerdo entre trabajador y empresa.
  • Fin de contrato de prácticas o de formación y aprendizaje.
  • Jubilación del trabajador o reconocimiento de una incapacidad permanente.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados