¿Cómo puedo impugnar un despido objetivo?

Si un despido objetivo no ha sido debidamente justificado o no cumple con ciertos requisitos, tienes el derecho a impugnarlo y conseguir una mayor indemnización.

¿Cómo puedo impugnar un despido objetivo?
Conoce tus derechos y obligaciones como trabajador

El despido objetivo o despido por causas objetivas es un modo de extinción del contrato laboral regulado en el artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores.

La ley otorga al empresario el derecho de extinguir la relación laboral con el trabajador en determinadas situaciones, como por ejemplo en casos de ineptitud, falta de asistencia o causas económicas.

En el caso del despido objetivo la indemnización es menor que si se tratase de un despido improcedente, concretamente de 20 días de salario por cada año trabajado, con un máximo de 12 mensualidades.

Sin embargo, si el trabajador quiere impugnar el despido y decide acudir a los juzgados, el despido podría llegar a ser considerado como improcedente, cuya indemnización es de 33 días por año con un máximo de 24 meses.

A continuación te explicamos más detalladamente las causas y requisitos del despido objetivo, y cómo puedes impugnarlo.

 

Cuándo es permitido un despido objetivo

 

¿Cuáles son las causas de un despido objetivo?

Existen una serie de situaciones en las que una empresa puede acudir a este tipo de despido. Las causas que lo justifican están reguladas en los artículos 52 y 53 del Estatuto de los Trabajadores.

  • Por una ineptitud del trabajador que se produzca después de su incorporación en la empresa.

 

  • Por falta de adaptación del trabajador a determinados cambios técnicos en su puesto de trabajo.

 

  • Por causas técnicas, cuando se produzcan modificaciones o cambios en los medios o procesos de producción.

 

  • Por razones económicas, en caso de que la empresa pueda alegar pérdidas actuales o futuras.

 

  • Por causas organizativas, en caso de que se produzcan cambios o una reestructuración organizativa en los métodos de trabajo.

 

  • Por causas productivas, en caso de que se produzcan cambios en la demanda de producción.

 

  • Por causas de fuerza mayor.

 

  • Por faltas de asistencia continuas, que aunque estén justificadas alcancen el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos, o el 25% en 4 meses discontinuos en un periodo de 12 meses.

 

  • Por falta de dotación presupuestaria anual, aunque este supuesto solo es válido para entidades sin ánimo de lucro que realicen programas públicos financiados por la Administración.

 

¿Qué requisitos debe cumplir la empresa?

Para poder proceder a un despido objetivo la empresa debe cumplir con una serie de requisitos.

  • Comunicar del despido por escrito al trabajador.

 

  • Otorgar al trabajador una indemnización de 20 días de salario por año trabajado con un límite de 12 mensualidades.

 

  • Avisar al trabajador con un mínimo de 15 días de antelación a la extinción del contrato. Además durante este periodo, el trabajador tendrá derecho a un permiso de 6 horas semanales para buscar empleo.

 

En el caso de que la empresa no consiga acreditar convenientemente las causas o los requisitos del despido objetivo, el Juzgado Social puede considerarlo como despido improcedente.

Cuándo se puede impugnar un despido objetivo

 

El trabajador también tiene derecho a impugnar un despido objetivo, aunque conviene valorar bien las causas y los requisitos antes de realizar una reclamación judicial.

En caso de que estés decidido a impugnar el despido, es importante saber que existe un plazo de 20 días hábiles para hacerlo. Una vez pasado este tiempo, tu derecho a reclamar y presentar una demanda desaparecerá.

Para impugnar el despido debe presentarse una demanda de conciliación ante el Servicio de Conciliación de la Comunidad Autónoma correspondiente.

Tras haberse celebrado el acto de conciliación, se debe llevar a cabo una demanda ante el Juzgado Social a través de la cual se estudiará la procedencia, improcedencia o nulidad del despido.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados