¿Cómo funciona el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias?

Explicamos qué es y cómo se aplica el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias y cuáles son sus principales novedades respecto al panorama nacional.

¿Cómo funciona el impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias?
Principales novedades fiscales de este tributo

La situación actual del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias ofrece un panorama positivo para el contribuyente. Según la Ley 11/2015, de 29 de diciembre, de Presupuestos Generales de la Comunidad Autónoma de Canarias para 2016, se estableció una bonificación del 99,9% del citado tributo a personas descendientes, adoptadas, cónyugues o ascendentes del fallecido o donante.

En el balance del pasado 2016 se puede comprobar como esta situación desigual se ha equilibrado tras la aplicación de determinadas medidas en varias comunidades autónomas. En este sentido, tanto Canarias como Castilla y León y Galicia rebajaron este impuesto para reducir el número de renuncias a herencias.

Una medida fiscal para evitar las renuncias a herencias


Sobre el impuesto

Todas aquellas personas que reciban bienes que procedan de alguna herencia, o bien le hayan sido transmitidos por otra persona mediante una donación, deben tributar en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. En este caso, serán los herederos, legales y testamentarios, por causa de fallecimiento, así como los donatarios, quienes estén obligados a pagar este impuesto.

Las comunidades autónomas tienen competencias para establecer su sistema de ingresos tributarios y modo de percepción del gravamen. Por tanto, la propia normativa autonómica del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias recogerá la tributación y entidades encargadas al respecto.

Antecedentes

Según anunciaba Rosa Dávila, la Consejera de Hacienda del Gobierno de Canarias en 2015, el gobierno autonómico eliminaría el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias mediante una bonificación del 99%. Esta medida estaba planteada para comenzar el 1 de enero de 2016. Se trataba de una respuesta ante la renuncia de herencias que estaba sucediendo por la incapacidad de hacer frente a este impuesto en un contexto de crisis económica.

Novedades

La citada Ley de Presupuesto Generales de Canarias para 2016 ya recogió esta bonificación, con un 99,9% para sucesiones y donaciones. Los beneficiados o sujetos pasivos de esta medida fiscal están recogidos en los grupos I y II del artículo 20.2 a) de la Ley 29/1987, de 18 de diciembre, del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.

En el caso de las herencias, la medida se aplica a descendientes y adoptados menores de veintiún años. Respecto a los donatarios, las adquisiciones ya sean descendientes y adoptados de veintiún años o más, así como cónyugues o ascendentes, también obtendrán esta bonificación reflejada en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Canarias.

Además de reducir de manera considerable el número de renuncias a herencias y donaciones, se pretenden evitar los cambios de empadronamiento hacia otras comunidades como Madrid, Cantabria o La Rioja, donde las cargas fiscales de este impuesto son mucho menores.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados