Impuesto al sol: ¿En qué consiste y a cuánto asciende?

La legislación española sobre la energía solar es muy diferente a la de otros países del mundo. Estas son las cifras que maneja el llamado impuesto al sol en España.

Impuesto al sol: ¿En qué consiste y a cuánto asciende?
El alto coste del autoconsumo

Es un hecho que el autoconsumo energético se ha convertido en una realidad imparable. La utilización de energías renovables y respetuosas con el medio ambiente cuenta con un respaldo cada vez mayor entre la población. Sin embargo, este apoyo no se plasma de la misma forma en las leyes que regulan el sector.

Al menos así ocurre en España, donde el Gobierno aprobó a finales de 2015 un Real Decreto que sentaba las bases del denominado 'impuesto al sol'. Un nombre que conjuga irónicamente dos conceptos incompatibles en una misma expresión: el pago de tasas por utilizar el poder de la naturaleza como fuente energética.

Organizaciones como Greenpeace ya han manifestado su firme oposición a una ley “sin sentido” que no hace más que poner un palo en la rueda del autoconsumo. Esta es la radiografía del impuesto al sol en España.

 

IMPUESTO AL SOL EN ESPAÑA: ¿EN QUÉ CONSISTE?


La energía solar se aprovecha de la radiación electromagnética procedente del sol mediante dos formas: a través de energía térmica acumulada en un fluido o por conversión fotovoltaica.

La conversión fotovoltaica se realiza gracias a las placas solares, formadas por materiales semiconductores que se agrupan en celdas. Estas celdas a menudo reciben el nombre de células fotovoltaicas y están compuestas de silicio, arseniuro de galio o germanio.

La gran ventaja de los paneles solares es que producen una energía limpia, renovable y no contaminante. Además son fáciles de instalar y su mantenimiento no es demasiado complicado.

Por el contrario, su implantación definitiva está costando más de la cuenta. Como os decíamos, en España se aprobó el Real Decreto 900/2015 sobre el suministro de energía eléctrica con autoconsumo, que arrancó oficialmente en abril de 2016.

La ley establece lo que denomina un 'peaje de respaldo' a la autosuficiencia energética. Esto es, el pago de un impuesto por el uso doméstico de placas solares y otros medios que permitan aprovechar la energía solar.

 

¿A CUÁNTO ASCIENDE EL IMPUESTO AL SOL?


Este impuesto abarca dos aspectos fundamentales:

  • Los consumidores residenciales, por ejemplo, deben pagar al año unos 9 euros más IVA por cada kilovatio (kW) de potencia que puedan producir los paneles instalados en sus casas.

  • Además de por la energía almacenada, deberán pagar por la energía autoconsumida: aproximadamente 5 céntimos por cada kW/h.

El coste de la instalación de suficientes paneles solares para la independencia energética supone unos 8.000 euros. Con la ley que fija el impuesto al sol, el precio total de esta inversión se dispara por trámites burocráticos (unos 1.500 euros) y las tasas anuales (que pueden superar los 200 euros).


IMPUESTO AL SOL: CONSECUENCIAS

La Unión Española Fotovoltaica (UNEF) denuncia que la utilización de energía solar ha sufrido una paralización a escala nacional. Y compara los resultados de su estudio con lo que ocurre en otros países de Europa, como Alemania y Reino Unido, donde la legislación es mucho más favorable.

De hecho, un informe europeo sitúa a España en los últimos puestos de países miembros en cuanto a fiabilidad para inversores solares.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados