¿Cómo puedo conseguir la homologación del tuning de mi vehículo?

La homologación del tuning de nuestro vehículo es fundamental para asegurarnos de que pasaremos la ITV sin ningún problema. Además, evitaremos las multas.

¿Cómo puedo conseguir la homologación del tuning de mi vehículo?
Este trámite se puede hacer incluso online, pero siempre en talleres acreditados

Hace unos días hablábamos de cómo tunear nuestro coche sin gastar demasiado dinero. Y dejábamos abierta una cuestión muy importante sobre las necesidad de contar con la homologación del tuning realizado.
 

El trámite de homologación del tuning


Si has tuneado tu coche y no estás muy seguro de que ahora el vehículo cumpla con la normativa, lo mejor es que acudas a un taller acreditado. Allí podrán comprobar si el tuning cumple con la legislación vigente. De ser así, allí mismo puedes pedir la homologación. Este trámite se puede hacer incluso online. En este caso te pedirán –como mínimo-- la siguiente documentación:
 
  • 4 fotos del vehículo (delantera, trasera y laterales).
  • Fotos detalladas de todas las modificaciones efectuadas. Si se ha cambiado alguna luz, es necesaria una foto donde aparezca la numeración.
  • Copia del permiso de circulación del vehículo.
  • Copia de la ficha técnica del vehículo.
  • Un documento con todas las modificaciones realizadas (normalmente estos negocios tienen unas plantillas con estos datos para rellenar).
  • Los datos personales del solicitantes (Nombre, apellidos, DNI, email, dirección completa y teléfono).

 

Normativa para la homologación del tuning


Pero si has tuneado tu vehículo debes tener en cuenta que sólo se podrán homologar los accesorios que cumplan la normativa. Después de mirar en varios talleres y páginas web, estas son algunas de las conclusiones que he sacado:

1. Neumáticos, llantas y separadores. Deben cumplir, entre otros, los siguientes requisitos:
  • Los índices de carga y velocidad tienen que ser aptos para los pesos del vehículo.
  • Las ruedas no pueden sobresalir de los aletines. 
  • El diámetro de las ruedas nuevas no puede ser superior al 10% de las originales.

2. Suspensión. Deben tener la referencia grabada tanto en el muelle como en el amortiguador. Además, no puede pegar en la carrocería.

3. Asientos. La homologación del tuning dependerá de la marca elegida, así que es mejor comprobar las especificaciones del fabricante. Lo que sí debemos tener en cuenta es que los anclajes de los cintos no pueden ir en los asientos. Y si nuestros asientos originales tenían airbag, no podremos cambiarlos por otros que no lo tengan.

4. Luces. Deben tener contraseña de homologación europea. En el caso del xenon, sólo se podrá homologar si se monta el kit completo original de la marca. En cuanto a los focos de largo alcance, no podrán contar con más de 100 puntos de luz en total.

5. Tubo de escape. La cola de escape no puede sobresalir más de 1 cm del parachoques trasero.

6. Motor. No puede superar el 30% de la potencia original. Además, debe ser del mismo modelo que el vehículo. 

7. Carrocería
  • La parte de abajo del parachoques y el faldón delanteros no pueden sobresalir con respecto a la de arriba. Además, ninguno de ellos (tanto delanteros como traseros) puede ser afilado.
  • El alerón será homologable si no contiene piezas metálicas, no sobresale ni por los laterales ni por la parte trasera del vehículo, no es afilado y no tapa la tercera luz de freno.
  • El techo solar debe tener contraseña de homologación europea y no puede cortar las viguetas, ya que implicaría pérdida de resistencia del techo.

8. Frenos. Serán susceptibles de homologación los que provengan del mismo chasis del vehículo pero con un motor superior.


En cuanto a los precios, estos varían en función del taller que elijamos para la homologación del tuning. En esta página aportan un listado de precios orientativos.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados