Hechos y no palabras en el mundo del petróleo…

Venezuela ha visto como su moneda ha perdido valor y el barril ha incrementado espectacularmente el precio en los últimos años. En Bahréin, el Gobierno subvenciona la gasolina. Y Turkmenistán cada conductor tiene derecho a 120 litros de carburante por mes, de forma gratuita.

Hechos y no palabras en el mundo del petróleo…
Los países menos desarrollados, como Venezuela o Arabia Saudí, controlan el precio de la gasolina

Los principales productores de petróleo son países subdesarrollados o en vías de desarrollo que no son ejemplos de democracias limpias. Eso sí, en lo que se refiere a precios del carburante, hacen un férreo control del mercado, ofreciendo ventajas a sus ciudadanos. En Europa, donde el precio del litro de combustible roza ya los dos euros, este mercado es libre, pero realmente está controlado por las grandes petroleras que marcan a su antojo los precios. A una subida del barril se une una subida del carburante, pero el proceso inverso apenas tiene repercusión. En definitiva, el que sufre es el bolsillo del ciudadano medio de la Unión Europea.

 

 

En Venezuela los precios son tan asequibles, apenas 0,09 euros/litro, por la política llevada a cabo por el Gobierno del fallecido Hugo Chávez y un poco de fluctuación en los mercados. A la devaluación del bolívar venezolano se ha unido una creciente subida del precio de barril, lo que ha llevado a unas ganancias brutales para los productores venezolanos. La consecuencia ha sido más dinero para invertir en proyectos sociales y una bajada espectacular del precio de la gasolina.

 

En el caso de Arabia Saudí y Libia, la cantidad es lo que justifica el precio. Ambos países están asentados sobre extensísimas reservas petrolíferas, lo que ha provocado que el precio del litro de combustible se pueda vender en 0,12 euros y 0,17 euros, respectivamente. Y es que el gigante saudí produce la cuarta parte del petróleo mundial. ¿Cómo no se van a permitir precios tan bajos?

 

El caso de Qatar es paradigmático. Es un país que produce el 3 por ciento del petróleo mundial y cuenta con una riqueza extrema en manos de muy pocas personas. El petrodólar sedujo a la FIFA, que ha escogido a este país asiático para la celebración del Mundial de Fútbol de 2022. Sus ciudadanos disfrutan de un precio de la gasolina de 0,14 euros/litro, es decir, diez veces menos que en España.

 

En la antigua república de la URSS Turkmenistán, el precio de la gasolina es de 0,20 euros/litro, no por su capacidad de producción de petróleo o sus reservas, sino porque cada conductor tiene derecho a 120 litros gratis al mes, de ahí que la fluctuación del mercado y la competencia entre petroleras no afecte al precio del producto. Si lo tenemos gratis, ¿qué más da su coste en las gasolineras?

 

En contra, el primer mundo, el llamado desarrollado pero que sucumbe ante la presión de las petroleras. Cada vez que repostamos, hay alguien que se está haciendo rico a nuestra costa. El precio del carburante oscila entre 1,40 y 1,50 euros, dependiendo de dónde se reposte. Aún estamos lejos de los 1,91 euros/litros de algunas capitales europeas, como Oslo, pero queda poco camino, estamos más cerca de la realidad noruega que de la venezolana.

 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados