¿Hay peligro en las tarjetas de crédito sin nómina?

Puede que las tarjetas de crédito sin nómina conlleven unos intereses más altos que las tradicionales, pero todo es negociable

 ¿Hay peligro en las tarjetas de crédito sin nómina?
ING, Evo y Banco Sabadell ofrecen tarjetas de crédito sin nómina
  • Hay entidades que sólo piden domiciliar recibos o demostrar que tenemos ingresos

Conseguir que los bancos nos concedan tarjetas de crédito sin nómina no es fácil, pero tampoco imposible. Basta con echar un vistazo a las ofertas que circulan por la red o usar los simuladores para tarjetas de crédito como el de Mi Portal Financiero para confirmar que, efectivamente, hay entidades bancarias receptivas a concedernos este producto.

 

Y no, no hay truco. Si acaso, puede que las tarjetas de crédito sin nómina conlleven unos intereses más altos de los habituales, pero todo es negociable.

 

Tarjetas de crédito sin nómina y gratuitas

 

Lo primero que tenemos que hacer cuando queremos solicitar tarjetas de crédito sin nómina es acudir a nuestra oficina. Allí tienen todos nuestros datos y saben con exactitud cuál es nuestro historial de crédito. Si no tenemos suerte, podemos acudir a otras entidades que sí ofrecen esta posibilidad.

 

  • ING Direct: El banco holandés ofrece tarjetas de crédito sin nómina totalmente gratuitas siempre y cuando abramos una Cuenta Sin Nómina y mantengamos un saldo mínimo de 2.000 euros o ingresemos 1.000 euros al mes.
  • Banco Sabadell: Si demostramos ingresos mensuales regulares (700 euros como mínimo ) también podemos conseguir una tarjeta de crédito sin comisiones.
  • Evo Banco: Con sólo abrir una Cuenta Inteligente y domiciliar 5 recibos podremos solicitar una tarjeta de crédito totalmente gratuita. 

 

Tarjetas de crédito sin nómina con descuentos

 

Otra opción que podemos barajar son las tarjetas de crédito sin nómina que ofrecen los establecimientos comerciales, las gasolineras o, incluso, las aerolíneas. Todas ellas tienen tres ventajas en común:

 

1. No obligan a cambiarnos de banco.

2. Son gratuitas y, por tanto, están exentas de comisiones.

3. Ofrecen descuentos, regalos o puntos canjeables por productos.

 

El inconveniente es que los intereses por pago aplazado suelen ser más elevados que los de los bancos tradicionales. Por eso hay que usar este tipo de tarjetas de crédito aún con más precaución que el resto.

 

Lea también:

¿Contratar tarjetas de crédito sin nómina es posible? »

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados