¿Has hecho tu declaración con el Programa Padre y sigues sin cobrar?

El Programa Padre no es infalible, la errata más pequeña puede ser motivo suficiente para que Hacienda nos haga una paralela

¿Has hecho tu declaración con el Programa Padre y sigues sin cobrar?
Revisa el Programa Padre antes de darle al 'enter'
  • Ya se ha abierto el plazo para el cobro del segundo pago de la declaración de la renta

Ya se ha abierto el plazo para el cobro del segundo pago de la declaración de la renta (para quienes lo hayan fraccionado). Si embargo, son muchas las personas a las que les ha salido a devolver y aún no han recibido el dinero.

 

En ese caso, conviene acudir a nuestra delegación de Hacienda, porque puede que haya algún error del que no nos hemos percatado. Incluso aunque hayamos hecho la declaración con el Programa Padre.

 

Una errata en el Programa Padre es suficiente

 

Sí, el Programa Padre, ese que se supone está para facilitarnos la vida a la hora de hacer la declaración, no es infalible:

  • Puede ser que nosotros mismos cometamos un pequeño error (aunque sea una pequeña errata), motivo más que suficiente para que Hacienda paralice el pago. 
  • También puede ser posible que el Borrador tuviese algún error y los hubiésemos confirmado sin darnos cuenta.
  • En otras ocasiones es el propio asesor el que mete la pata, pero los perjudicados somos nosotros.

 

Muchas veces no somos conscientes de que hemos metido la pata al rellenar el Programa Padre, pero eso a la Administración le da igual. En el mejor de los casos nos enviarán una notificación a casa avisándonos. En el peor, esperaremos pacientemente por un dinero que nunca llegará. 

 

Verifica el Programa Padre

 

Por eso, si Hacienda aún no nos ha pagado (tiene 6 meses de plazo para hacerlo), tenemos tres opciones:

 

1. Llamar por teléfono al número habilitado por la Agencia Tributaria para conocer el estado de la declaración de la renta. Aparte de que cuesta dinero, te dejan como estabas (al menos en mi caso) porque quien contesta es una grabación.

 

2. Entrar en la web de la Agencia y comprobar el estado nosotros mismos. La cosa empeora, puesto que lo que pone a veces es lo contrario a lo que te han dicho por teléfono. 

 

3. Acudir en persona a la delegación de Hacienda que nos corresponda. Esta opción es la más recomendable, ya que te sacarán de dudas. El más mínimo error es suficiente para que te hagan una paralela, y tú sin saberlo. 

 

En definitiva, no esperes más porque Hacienda no va a ir a buscarte a casa para avisarte de que no te van a pagar porque has metido la pata.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados