Cómo hacer compost casero en casa

Si queremos ahorrar a la hora de cuidar nuestro huerto o jardín, nada como elaborar compost casero con elementos naturales de fácil alcance.

Cómo hacer compost casero en casa
El compost es materia orgánica medio descompuesta

Hoy en día, en un mundo globalizado, abrumado por la tecnología y la falta de tiempo, disfrutar del reposo del guerrero en el jardín o huerto de casa es un privilegio al que hay que sacarle partido. Y si aquellos afortunados poseedores de este pequeño remanso de paz quieren ahorrarse un dinerillo, nada como hacer ellos mismos compost casero.

En algunos sitios lo llaman composta, y no es otra cosa que un abono orgánico compuesto por restos de origen animal y vegetal en grado medio de descomposición. La tierra agradece este abono y además con él se consigue reducir parte de la basura generada en el jardín.

Hacer el compost casero supone evitarnos el gasto en la tienda, además de entretenernos con su elaboración, que si bien no es rápida, sirve de relajación, por ejemplo, tras una estresante jornada de trabajo.
 

Elaboración del compost casero

Sin duda es la mejor manera de reciclar hojas secas, paja, hierba cortada e incluso restos de cosechas. Veamos cómo podemos hacer compost en casa.


#1.  Lo primero que debemos hacer es determinar en qué lugar vamos a acumular los restos orgánicos para el compost casero. Se puede hacer amontonándolo o bien en un recipiente compostador, que tiene la ventaja de que se puede cerrar.


#2.  Si elegimos esta última, la más recomendable, es importante que lo coloquemos en una zona arropada y cálida, entre la cocina y el jardín o huerto, para facilitar el traslado de materia orgánica de ambos sitios.


#3.  Entonces empezaremos a llenar el compostador con una capa seca y leñosa, así como echamos varios puñados de estiércol para que ejerzan de fermentos.


#4.  El siguiente paso para hacer el compost casero es añadir una segunda capa de restos orgánicos. Es interesante ir alternando capas de materiales secos y húmedos. Por ejemplo hojas secas, hierba cortada, paja…


#5.  Añadimos una capa de estiércol para que actúe como levadura, o también cenizas humedecidas previamente. Una vez que la mezcla de componentes haya llegado a más de la mitad en el compostador, lo removemos todo para que se mezcle bien la materia orgánica en descomposición.


#6.  El proyecto de compost casero lo regaremos de vez cuando, principalmente si notamos que está muy seco. El agua se puede mezclar con purín de estiércol. Luego seguiremos rellenando el recipiente con capas alternas que volveremos a mezclar y airear cuando haga falta.


#7.  Unos cuatro o cinco meses después del inicio de nuestro trabajo para hacer compost, las capas inferiores habrán fermentado, por lo que podremos quitarlas y usarlas como compost casero para nuestro huerto o jardín. Su aspecto será el de una textura suelta de color oscuro y olor suave.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados