8 hábitos saludables que se vuelven malos con el exceso

Como "lo mucho cansa y lo poco gusta" existen ciertas actividades y hábitos saludables que se vuelven malos con el exceso. A continuación te contamos de cuáles se trata. ¡No te los pierdas!

8 hábitos saludables que se vuelven malos con el exceso
La clave está en encontrar el equilibrio

Muchas veces tenemos tendencia a exagerar aquellas actividades y hábitos que son considerados como buenos y sanos, pero que sin embargo, practicados en exceso, pueden traer consecuencias negativas para nuestro organismo. Es por ello que siempre conviene encontrar el punto medio para que estas actividades y hábitos continúen siendo saludables.

No hay nada como el equilibrio natural de las rutinas que llevamos a cabo en el día a día. Tanto es así, que existen ciertas actividades y hábitos saludables que se vuelven malos con el exceso. Aquí te presentamos 8 de ellos para que los tengas en cuenta y no te pases de la raya si deseas continuar conservando tu salud.

8 hábitos saludables que se vuelven malos al practicarlos en exceso


1. Ejercicio físico

hacer ejercicio

Sí, el ejercicio físico es una actividad buena para todo el mundo, pero debe ser realizado de forma equilibrada para que resulte realmente sano. Son muchos los que exageran sus actividades físicas, llegando incluso a sufrir transformaciones corporales fuera de lo normal, las cuales pueden terminar por comprometer la salud de aquellos que se pasan de la raya con el deporte.

Por eso, cuando se quiere dar ese paso extra sin ayuda profesional o cuando se exageran las horas de gimnasio, pueden aparecer lesiones como roturas de ligamento, empeoramiento de la condición cardíaca o cansancio físico extremo entre otras. Infortunios que se dan sobre todo cuando la alimentación o el tiempo de descanso no acompañan la práctica de ejercicio.

2. Dormir

dormir-en-exceso

Puede parecer una contradicción con respecto al punto anterior, pero dormir de forma exagerada tampoco es bueno ni para el cuerpo, ni para la mente. Como todo el mundo sabe, las 8 horas de sueño diario para un adulto son necesarias. Sin embargo, se ha demostrado científicamente que más dormir más de 8 horas puede provocar problemas de concentración, aumento de peso y como consecuente un aumento del nivel de azúcar en la sangre, lo que se traduce en problemas cardiovasculares. Además, psicológicamente también se puede perder el sentido de la motivación, sobre todo si eres de los que se pasa la mañana apagando el despertador hasta que consigue salir de la cama.

3. Antibióticos

antibioticos

Abusar de los antibióticos tampoco es bueno. Por supuesto que los antibióticos matan a las bacterias causantes de infecciones y enfermedades, pero es cierto que cuantos más antibióticos entran en contacto con el organismo, más resistentes se vuelven las bacterias que en él se encuentran. Es por ello que conviene tratar enfermedades e infecciones a través de otros métodos en vez de abusar de los antibióticos.

4. Sexo

sexo

Aunque parezca mentira, el sexo en exceso también puede traer consigo efectos negativos para la salud. Intentar resolver la ansiedad, los problemas personales o incluso las relaciones con novios / as y esposos / as a través de un escape sexual, puede que no sea la respuesta más sana. El apetito sexual y voraz que lleva al individuo a actuar basándose en ese tipo de sentimientos, afecta a su relación con los demás y con sí propio. Es por ello que quizá convenga buscar ayuda profesional a través de otras vías para poder solucionar estos problemas y conservar así la salud, tanto mental, como sexual.

5. Higiene personal

lavarse-las-manos

Los hábitos de higiene personal son esenciales para poder vivir en sociedad. Sin embargo, son muchos los que exageran estos hábitos por varias razones. Por ejemplo, lavándose las manos constantemente por cualquier contacto mínimo con otra persona o alguna superficie, lo que puede por acabar dañando las defensas naturales de la piel. Este hecho simplemente provoca que a los gérmenes les resulte más sencillo afectar al cuerpo.

Otro aspecto el cual involucra a la parte mental de algunas personas, es que a veces los comportamientos obsesivo-compulsivos se traducen en una higiene exagerada. Lo que puede tener que ver con cuestiones relacionadas con traumas o ansiedad.

6. Comidas sanas

alimentos sanos

Seguir dietas y hábitos de alimentación saludables tiene un lado muy positivo, pero las exageraciones pueden llevar al consumo en exceso de algunos nutrientes y a la merma de otros igualmente esenciales. Además, las exageraciones de “comida sana” también pueden acabar en exceso de peso, colesterol, dificultades para dormir. Por eso, el equilibrio es realmente esencial en este caso.

7. Agua

agua

Sí, en este caso podemos exagerar en la cantidad de agua consumida a lo largo del día. Sin embargo y a pesar de que la cantidad recomendada por día es de 2 litros, un exceso en el consumo de agua puede dar demasiado trabajo a los riñones, lo que se traduce en una bajada los niveles de sodio en el organismo. Hecho que se puede traducir en náuseas, debilidad y cansancio.

8. Vitaminas y suplementos

suplementos

Vitaminas y suplementos pueden ser de gran ayuda cuando existen ciertas carencias. Sin embargo, exagerar en su consumo puede acarrear ciertos problemas de salud. Por ejemplo, el exceso de hierro causa náuseas y vómitos, el exceso de vitamina C provoca dolores de estómago y demasiada vitamina A puede perjudicar a la visión. Por eso, siempre conviene mantener el consumo de la dosis recetada.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados