Cómo reducir los gastos de un autónomo

Los gastos de un autónomo son muy altos, por eso hay que tratar de ahorrar en todos aquellos que sean variables: alquileres, suministros, transporte, comida, material de oficina...

Cómo reducir los gastos de un autónomo
Para empezar opta por centros de empresas o espacios coworking

Calcular los gastos de un autónomo no es sencillo, y mucho menos reducirlos.

Hay que sumar el IRPR, las cuotas de autónomos, los gastos de la oficina, local o negocio, la tarifa del asesor, el transporte, etc etc etc.

Algunos de estos gastos son fijos, así que no podemos hacer nada para reducirlos.

Donde sí podemos ahorrar es en los gastos variables. Empezando por la comida, claro está. ¿Que es un rollo preparar el tupper todos los días? Pues sí, pero es más barato que comer de restaurante.

Sigue leyendo y descubre la forma de gastar menos siendo autónomo
 

Cómo reducir los gastos de un autónomo


La oficina


Cualquier oficina, por muy pequeña que sea, va a suponernos un desembolso mensual importante.

A eso hay que sumar las facturas de la luz, el agua e Internet.

Si en lugar de alquilar o comprar un espacio para trabajar optamos por llevar nuestro portátil a un centro de coworking ahorraremos muchísimo dinero. También los centros de empresas ofrecen espacios a precios bastante más baratos que los de mercado.

Y recuerda que si trabajas en casa puedes deducir lo gastos de la parte que utilizas para trabajar. 



Material de oficina


En lo referente al material de oficina hay gastos que podemos reducir si utilizamos la tecnología.

¿Para qué vamos a gastar papel innecesariamente cuando tenemos documentos en línea del tipo Google Drive o Dropbox donde podemos subir la información para que la consulten otras personas?
 

El transporte 


Si tus desplazamientos son siempre por ciudad, quizás deberías empezar a plantearte lo de usar el transporte público.

Además de en gasolina, ahorrarás el dinero que te cuesta aparcar. 
 

Externalización de servicios


También ahorrarás dinero si externalizas los servicios que necesitas: atención al cliente, programadores, diseñadores, recursos humanos, distribución... 


La publicidad


Tampoco pagues por la publicidad a no ser que sea completamente indispensable.

Si necesitas promocionarte puedes usar los directorios web, escribir un blog, crear cuentas en las redes sociales y participar activamente en foros relacionados con tu profesión. 
 

Alta en la Seguridad Social


Por último, aunque hemos incluido la cuota de autónomo como uno de los gastos de un autónomo que son fijos y que por tanto no pueden reducirse, vamos a rectificar.

La cuota mínima no se puede cambiar, pero si facturas muy poco dinero quizás te compense más darte de alta en la Seguridad Social por días. En España puedes hacerlo a través de cooperativas, como habíamos explicado en este artículo.

Y, por supuesto, no mezcles las cuentas de la empresa con la tuyas. Así sabrás exactamente cuánto dinero gastas y cuánto ingresas.

También te puede interesar:
 

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados