Fraude de seguros: las consecuencias de ser descubierto

El fraude de seguros es una práctica que te puede traer consecuencias sumamente graves: perder dinero e incluso terminar en prisión.

Fraude de seguros: las consecuencias de ser descubierto
Una práctica inmoral que se ha disparado con la crisis

El fraude de seguros aumenta año tras año. Las compañías aseguradoras del país detectan cientos de miles de intentos de estafa por parte de sus clientes, especialmente en el ramo de las pólizas para coche.

En un contexto en el que estos casos son cada vez son más comunes, las compañías aseguradoras invierten más tiempo, esfuerzo y personal para detectar este tipo de situaciones irregulares, aplicando sanciones cada vez más severas.

Mucha gente puede caer en la tentación, en algún momento, de cometer este tipo de delitos por no saber el alcance de las consecuencias jurídicas de ser descubierto… Sin dudas, los peligros son muchos.


Fraude de seguros: los más comunes


consecuencia-fraude-seguros

Seguros de coche

Los fraudes de seguros se dan con mucha más frecuencia en el sector automotor. Difícilmente encontraremos en nuestra rutina diaria un momento en el que seamos más susceptibles de sufrir un accidente que cuando conducimos nuestro coche. Por lo que el ramo de Coche y Moto se ha convertido en el principal coladero para las compañías aseguradoras.

Es muy común que, para evadir culpas o cobrar indemnizaciones, se actúe inmoralmente de alguna de las siguientes maneras:
 
  • Exagerar las condiciones del accidente para tratar de reparar daños anteriores.
  • Mentir sobre las causas y responsabilidades del accidente.
  • Obviar información que nos puede perjudicar.
  • Ocasionar los accidentes voluntariamente para cobrar la póliza.

Estas mentiras, que pueden ser utilizadas para pólizas de otra naturaleza, tarde o temprano pueden ser detectadas por actuarios y peritos especializados. Y si esto sucede, las sanciones serán duras.


Otros seguros

Si bien es menos común el fraude de seguros se puede dar en pólizas de vida, de hogar o también empresariales. Maneras de mentir hay muchas, como por ejemplo:
 
  • Fingir una enfermedad.
  • Tratar de ocultar padecimientos previos para tener primas más accesibles.
  • Dar alguna mercadería por perdida para cobrar la indemnización y luego venderla.
  • Generar accidentes voluntarios en la empresa.


¿Qué pasa cuando se descubren?

 

En el mejor de los casos

Cuando se comete fraude de seguros, lo mejor que te puede pasar es que la aseguradora no se haga responsable de los gastos del siniestro que simulaste, o sobre por el que mentiste. Una mentira innecesaria te puede terminar dejando en un lugar en donde tendrás que pagar por tus acciones con dinero que sale de tu propio bolsillo.

Dependiendo del tipo de estafa, tampoco es absurdo pensar que tu póliza pueda ser rescindida o que la indemnización que buscabas cobrar se termine anulando. Al igual que en el escenario anterior, el fraude te terminaría costando mucho dinero.
 

En el peor de los casos

Si cometiste fraude de seguros y lo único que perdiste fue dinero, aún saliste bien parado. Cuando se detecta una estafa, las aseguradoras pueden demandarte y exigir incluso que vayas a prisión.


Conclusión

Aunque pueda parecer que los beneficios sean muchos, las posibilidades de estafar a tu compañía de seguros con éxito cada vez es menor y las consecuencias, cada vez mayores.


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados