Frases hechas en el currículum que deberías evitar

Algunas de las frases hechas en el currículum que solemos utilizar son lugares comunes. Te mostramos algunas alternativas para mejorar esta primera impresión.

Frases hechas en el currículum que deberías evitar
Cómo redactar una carta de presentación sin lugares comunes

Aunque muchas de las frases hechas en el currículum o en la carta de presentación puedan ayudarnos a introducir nuestra experiencia, formación académica o perfil profesional, a menudo suelen ser recurrentes. Pueden llegar incluso a sonar bastante manidas, afectando a la pérdida del interés por el correspondiente lector, ya sea del personal de recursos humanos o hasta el responsable mismo de la empresa en cuestión.

Para evitar caer en los lugares comunes más habituales, es recomendable dar una información más concreta o bien utilizar otras expresiones similares pero menos frecuentes. El resultado será que tu currículum destaque sobre el resto, una estrategia que debes seguir en un mercado laboral tan competitivo. 

Cómo huir de las frases hechas en el currículum

Cuando redactamos una carta de presentación o incluimos un breve párrafo en el currículum, solemos caer en lugares comunes. No debemos confundir estas frases hechas con meros formalismos como “Me dirijo a ustedes para…” o “Reciban un cordial saludo”, expresiones necesarias para dar consistencia y seriedad al texto.

Presentación: “Soy licenciado en…”

Tras un primer saludo al lector, presentándonos, acto seguido solemos mencionar nuestro nivel de formación: licenciado, diplomado, grado, etc. Aunque los estudios académicos son uno de los puntos principales de nuestro currículum, tal vez no sea el mejor lugar o momento para mencionarlo.

Una alternativa para completar nuestra presentación es evitar frases hechas en el currículum, sustituyéndolas por expresiones como “Hace tiempo que sigo vuestra trayectoria como empresa”, “Sigo habitualmente vuestro perfil en redes sociales” o mencionar algún proyecto concreto que lleve la empresa, mostrando así interés, pero también conocimiento.

Hablar de tu experiencia: “Tengo dilatada experiencia en…”

Este tipo de frases en el currículum no aportan ninguna información, y aunque a priori parezca un buen recurso, puede resultar en tu contra ya que la lectura se hace cada vez más enrevesada.

La mejor manera de plantear tu formación y experiencia es ir directamente al grano, especificando aquello que pueda ser interesante para el encargado que realiza la selección de personal, quien prefiere leer solo lo justo y lo necesario.

Tu perfil como empleado: “Trabajo bien en equipo, soy proactivo y perfeccionista”

En la parte del currículum donde nos definimos como personas y profesionales se cae en el error de enumerar de manera correlativa adjetivos que indican buenos valores como empleado. Más allá de ese listado, se puede hacer hincapié de dos o tres aspectos positivos, detallando alguna circunstancia pasada donde tu predisposición y actitud fue clave. Así se consigue destacar respecto a otro currículum menos personal.

Despedida: “Quedo a la espera de su respuesta”

Quedar a la espera de la respuesta puede implicar poco interés o falta de iniciativa. Para evitar esta situación, recalca que eres el candidato perfecto por los motivos que consideres oportuno, indicando tu entusiasmo por seguir hablando durante la entrevista de trabajo.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: