Finanzas y divorcio, los problemas más frecuentes

Tras una separación matrimonial es importante prestar una atención especial a nuestra situación económica. Así puedes coordinar finanzas y divorcio.

Finanzas y divorcio, los problemas más frecuentes
Llegar a acuerdos es clave

Poner fin a un matrimonio nunca es una situación agradable. Sin embargo, al margen de cuestiones puramente sentimentales, podría resultar un auténtico quebradero de cabeza para los cónyuges, sobre todo a nivel económico. Finanzas y divorcio no se suelen llevar bien, al menos a corto plazo.

Los números no mienten. En 2017, la cifra de divorcios ha aumentado en España casi un 5% respecto al año anterior. Pero lo más significativo es que la mayoría de dichos divorcios son contenciosos, es decir, se producen de forma no consensuada. No existe ningún acuerdo entre la pareja, y ello provoca que tengan que acudir a juicio.

Es entonces cuando llegan los problemas, los cálculos improvisados, los encajes de bolillos. El dinero se convierte en un arma arrojadiza durante el proceso, y la solución parece estar únicamente en los litigios cuando no es así.

FINANZAS Y DIVORCIO, PROBLEMAS MÁS FRECUENTES

pelear-dinero

El régimen matrimonial que eligieron los cónyuges es uno de los factores que más influyen en las finanzas personales después de un divorcio. Hay 3 tipos:

  • Separación de bienes: Diferencia los bienes que tenía cada miembro de la pareja antes de casarse, manteniéndolos por separado durante el matrimonio y tras un posible divorcio. Por tanto suele ser el método que menos problemas acarrea. En cualquier caso, hay que inscribir todos los bienes según este régimen o serán propiedad de ambos.
  • Bienes gananciales: Solo los bienes que se vayan obteniendo durante el matrimonio serán propiedad de los dos cónyuges.
  • Participación: Todos los bienes, tanto los obtenidos durante el matrimonio como los que pertenecían a cada cónyuge antes de casarse, serán propiedad de ambos. Suele ser el régimen que más problemas origina tras una ruptura matrimonial.

Los impuestos son otro de los temas que no se deben olvidar en el tándem ‘finanzas y divorcio’. Hace poco te hablamos de ellos en este artículo.

Gestionar el dinero a repartir es el mayor escollo con el que se encuentran las parejas que van a divorciarse. Es difícil llegar a un acuerdo para dividir el dinero de las cuentas bancarias o tomar una decisión sobre el futuro de la hipoteca.

De hecho, las hipotecas son los productos financieros más complicados de tratar en un divorcio. La solución más sencilla es vender la propiedad y utilizar ese dinero para cancelar el préstamo hipotecario.

Pero si uno de los cónyuges no quiere vender el inmueble porque decide seguir viviendo en él, la situación se complica. En estos casos, lo recomendable es intentar cambiar las condiciones del contrato y dejar a esa persona como único titular, aunque es difícil que los bancos accedan a dicha petición.

 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: