Falsos becarios, ¿qué son?

Falsos becarios, una figura habitual en gran número de empresas en los que estos carecen de tutor y realizan el mismo trabajo que el resto de empleados.

Falsos becarios, ¿qué son?
Al asumir responsabilidades con la empresa se está trabajando

Los inicios en el mundo laboral de la mayoría de los trabajadores suele ser una tarea complicada. Mucho más hoy en día. Sin embargo, a base de iniciativa y constancia al final uno termina metiendo la cabeza en alguna empresa, aunque esta no le convenza mucho. Y más si se es uno de los conocidos falsos becarios.

Un tipo de trabajador encubierto más común de lo que muchos piensan. Sobre todo aquellos inocentes padres felices porque su retoño ha entrado por fin en una empresa importante, aunque solo sea como becario… Craso error. Deberían decir falso becario.

Y es que el verdadero becario se supone que es un estudiante que para terminar su formación realiza prácticas en una compañía o en un organismo público. Su objetivo es aprender. Si la entidad en la que va a realizar estas prácticas se beneficia de la labor del estudiante, perfecto, pero siempre sin hacer que este asuma responsabilidades laborales ni, por supuesto, realizar el mismo o parecido trabajo que sus compañeros pues entonces sería un falso becario.
 

Características de un falso becario

becario-oficina

Un verdadero becario no firma un contrato de trabajo sino que existe un Convenio entre el centro educativo donde está realizando los estudios y la entidad donde se hacen las prácticas. Además debe tener un tutor, carecer de responsabilidades directas, seguir el horario establecido en su Convenio de colaboración y no realizar un trabajo como el del resto de empleados.

Al no ser un trabajo en sí, no se considera que estén produciendo y por lo tanto no tienen derecho a cobrar ningún salario. No obstante, en el programa de la beca puede ver establecido que el becario reciba una aportación económica a modo de ayuda al estudio. Hay determinadas becas que están sujetas al IRPF.

Nada que ver entonces con las características habituales que se cumplen en los falsos becarios. Éstos, en lugar de formarse gracias a la beca, terminan trabajando directamente para la empresa que los ha acogido. Según un informe de la Unión Europea, el 70% de los becarios reconocen que tienen la misma carga de trabajo que sus compañeros de empresa. Es decir, falsos becarios puros.
 

¿Cómo saber si uno es un falso becario?

Las preguntas que debe hacerse el becario son:
¿Tengo una persona que ejerce de tutor?
¿Aprendo realmente o solo trabajo?
¿Realizo la misma tarea que el resto de trabajadores de la empresa?
¿Tengo responsabilidades en mi puesto?
¿Hago horas extra?
¿Organizo mi trabajo?

Las respuestas afirmativas en la mayoría de estas preguntas implican que uno es un falso becario.
Para reclamar e intentar poner fin a esta situación se debe recurrir a la Papeleta de Conciliación donde se le pide a la empresa que sea reconocida la existencia de una relación laboral. Si no se llega a un acuerdo en un acto de conciliación, se podrá presentar una demanda en los Juzgados de lo Social. El proceso tendrá que iniciarse mientras se realiza la beca o como máximo en un año desde que se está dando esta situación de falso becario.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados