Factura rectificativa: ¿qué es y cuándo usarla?

¿Quieres hacer algún tipo de modificación en una factura? Conoce para qué sirve la factura rectificativa, cuándo es necesario emitirla y cómo hacerlo.

Factura rectificativa: ¿qué es y cuándo usarla?
Esta factura debe emitirse siempre que existan datos erróneos en la factura original

En caso de haber cometido un error en alguno de los datos o importes de una factura, es posible modificar dicho documento realizando una corrección mediante una factura rectificativa.

La factura rectificativa únicamente se utiliza cuando la factura original pertenece a otro trimestre y el IVA ya ha sido liquidado. De este modo, la Agencia Tributaria nos devolverá el importe correspondiente a la factura que hayamos pagado o cobrado.

A continuación te explicamos más detalladamente cuándo se deben emitir estas facturas y qué informaciones deben contener.

 

¿Cuándo y cómo se emite una factura rectificativa?

Las facturas rectificativas se emiten solo cuando se ha cometido algún error, además debe llevar una numeración especial y una serie distinta a las facturas ordinarias.

Entre los motivos que nos pueden llevar a rectificar una factura encontramos los siguientes:

  • Uno o varios errores en los datos profesionales de la factura.
  • Errores a la hora de calcular los importes, el tipo de IVA o la cuota.
  • Ausencia de información relevante.

 

¿Qué debe contener una factura rectificativa?

Además de la numeración y la serie específica, para que este tipo de facturas sean aceptadas legalmente, en ellas debe constar su condición de rectificativas y debe describirse la causa que motiva dicha rectificación. También deben aparecer los datos identificativos tanto de la factura rectificada como de la rectificación efectuada.

En el momento de emitir una factura rectificativa es importante incluir siempre los datos que permitan identificar la factura ordinaria que se quiere modificar, el número y la fecha, el motivo de su emisión y el detalle de la rectificación.

 

¿Cuándo debe emitirse?

La factura rectificativa debe realizarse en cuanto se detecte cualquier irregularidad en el contenido de la original. Pero en el caso de errores en los importes, conviene hacerlo en un plazo de cuatro años desde la fecha del devengo del IVA, o desde la rectificación de la base imponible, que puede estar en positivo o en negativo.

Es importante tener en cuenta que en el caso de una modificación en los importes de la factura, ambas facturas, ordinaria y rectificativa, son válidas y deben constar en los libros de cuentas.

Tras la emisión de la factura se debe aguardar un mes para comunicar por escrito a la Agencia Tributaria que se ha modificado la base imponible y anulado la cuota de la factura ordinaria.

En el caso de las devoluciones de mercancías o recuperación del IVA, debe hacerse una factura de abono, es decir, una nueva factura en negativo por el importe que se deba anular con su IVA correspondiente.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados