Factura proforma: ¿qué tiene de diferente?

¿Estas pensando en montar tu propio negocio? Conoce todo lo que necesitas saber sobre la factura proforma, qué es, cuáles son sus características y cuándo se utiliza.

Factura proforma: ¿qué tiene de diferente?
Este documento no tiene ninguna validez a efectos fiscales o de contabilidad


Si estás pensando en emprender y montar tu propio negocio, debes empezar a familiarizarte con algunos términos empresariales, como es el caso de las llamadas facturas proforma.

Estas facturas son unos documentos meramente informativos en los que se registran ofertas o propuestas comerciales.

De este modo, el proveedor o vendedor utiliza este documento para facilitar al comprador todos los detalles que más tarde incluirá en la factura comercial ordinaria.


Qué características tiene la factura proforma


La estructura de una factura proforma es similar a la de una factura comercial, pero funciona de forma parecida a un presupuesto.

En la factura deben incluirse todos los datos correspondientes a la compraventa: la fecha de emisión, la descripción de la operación a realizar, los precios, los impuestos aplicables, las condiciones de pago, y los datos tanto del proveedor como del cliente.

Sin embargo, en este tipo de documentos debe estar indicado explícitamente que se trata de una factura proforma.

Además, no tiene por qué ir firmada ni numerada, aunque en caso de que lo esté debe corresponder a otra serie numérica diferente a la de las facturas ordinarias.

Otro factor que hay que tener en cuenta es que a través de una factura proforma el proveedor se compromete a proporcionar el producto o servicio con el valor especificado en su contenido.

Por lo que aunque no supone ningún compromiso ni una obligación de pago, el contenido debe ser fiel a la factura ordinaria donde quedará plasmada la aceptación por parte del cliente.



¿Cuándo podemos hacer uso a la factura proforma?

Las facturas proforma son utilizadas para informar a los clientes de todos los detalles referentes a una futura transacción comercial.

Estas facturas son muy comunes en operaciones de comercio internacional con la finalidad de declarar el valor de una mercancía en la aduana, obtener licencias de importación o simplemente para enviar muestras de determinados productos.

Los emprendedores también suelen utilizarlas para presentar un plan de empresa y justificar sus inversiones en solicitudes de subvenciones, ayudas e incluso créditos o avales.



¿Qué valor poseen estas facturas?

Es importante tener claro que la factura proforma no tiene ningún valor contable ni fiscal. Su valor es meramente informativo y no sirve como justificante de pago, por lo que tampoco es válida ante la Agencia Tributaria, puesto que no garantiza que la transacción se haya hecho efectiva

Este documento solo tendrá alguna validez legal cuando de lugar a un contrato de compraventa y a una factura comercial ordinaria.
 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: