¿Qué es el factoring? Ventajas y desventajas

Los pros y contras a la hora de firmar un contrato de cesión de crédito o factoring dependerán del tipo de operación entre la empresa cedente y el factor.

¿Qué es el factoring? Ventajas y desventajas
Quiénes son las partes implicadas en esta operación

Actualmente las empresas buscan vías de financiación rápida como el factoring. El objetivo es obtener liquidez a corto plazo para hacer frente a los gastos mediante el traspaso de facturas que aún no están cobradas. En esta operación intervienen la parte que las cede y la parte que las adquiere asumiendo la gestión del cobro.

La principal ventaja para la empresa es tener de forma inmediata el dinero que estaba pendiente de pagar. Sin embargo, este contrato entraña un pago o comisión añadida al coste total de la factura, y que depende de factores como el plazo del cobro o el riesgo asumido.

Un modelo de financiación


Qué es

Se habla en el mundo de las finanzas sobre factoring o factoraje como la operación por la que una empresa cede su derecho de crédito en favor de otra empresa. Ésta última se encargará de la gestión del cobro, adelantando el pago a la empresa.

Las partes que intervienen en este contrato mercantil son la empresa cedente que contrata a la empresa de factoring o factor encargada del anticipo y cobro de la factura, y que suele ser una entidad financiera. Hay un tercer implicado, el cliente o deudor de la empresa cedente que ahora tiene que pagar la factura a la empresa de factoring.

Cuáles son los tipos

Según el riesgo de insolvencia del cliente, el factoring puede ser con recurso, siendo la empresa cedente quien asume el riesgo; o sin recurso, y en ese caso es la empresa de factoring la encargada de hacer frente al impago.

En base a las condiciones de pago, el factor paga al cedente una vez haya cobrado la factura o bien el segundo recibe el dinero en la fecha de vencimiento indicada en dicha factura.

Un tercer tipo de factoring se basa en la forma del pago, teniendo el deudor que pagar bien al factor o bien al cedente.

Si se atiende a la localización, esta operación puede ser nacional, estando las tres partes presentes en el mismo estado. Se habla de factoring de importación si el cedente residiera fuera del país y de exportación cuando el cliente es el que reside en el extranjero.

Ventajas y desventajas

Este tipo de operaciones supone a la empresa cedente una serie de beneficios evidentes como tener liquidez en poco tiempo, evitando los posibles impagos al mismo tiempo. Según las condiciones del contrato, puede evitar además las gestiones relativas al cobro de la factura y los consiguientes costes.

En cuanto a las desventajas, el factoring supone una comisión para el factor cuyo coste sale del total de la factura. Este porcentaje, que suele ser elevado, dependerá del plazo de vencimiento de la factura, del riesgo o de los intereses, entre otros aspectos.

 

También te puede interesar:

Continuer Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados