¿Existen riesgos en la donación de médula ósea?

¿Estás pensando en hacerte donante? Debes saber que la donación de médula ósea no supone grandes riesgos, pero es importante informarse y conocer sus efectos secundarios.

¿Existen riesgos en la donación de médula ósea?
Este procedimiento no conlleva apenas complicaciones

Los riesgos en la donación de médula ósea no son mayores de los que supone cualquier otro procedimiento que requiera anestesia general.

Hay que tener en cuenta que este tipo de trasplantes han evolucionando mucho en los últimos años. Hoy en día la donación de médula ósea puede ayudar a salvar vidas, curando una gran variedad de enfermedades que afectan a la sangre, como por ejemplo, leucemia, linfomas, mielomas, etc… 

Si estás pensando en hacerte donante de médula, es probable que te estén surgiendo muchas dudas acerca de este procedimiento y los riesgos que éste conlleva.

A continuación te contamos más sobre el procedimiento y los posibles riesgos en la donación médula ósea, así como los efectos secundarios.
 

¿En qué consiste la donación de médula ósea y cuáles son sus riesgos?


¿Qué es y cómo se realiza una donación de médula ósea?

Una donación de médula ósea consiste en sustituir las células de un paciente enfermo por las de un donante sano, con el objetivo de que la médula del enfermo comiencen a producir células sanas.

Antes de trasplantar una médula ósea, es necesario comprobar que el donante y el receptor son compatibles. Para ello, el donante debe inscribirse como tal en el centro de referencia más cercano a tu localidad de residencia.

El trasplante se realiza bajo anestesia general, es en este punto donde recaen los mayores riesgos en la donación de médula ósea. Durante este procedimiento se extrae con una jeringuilla las células que se almacenan dentro del hueso, aunque existen dos métodos distintos: 
 
  • Citoaféresis: Es el proceso de trasplante más común y es similar a una transfusión, consiste en una donación de sangre periférica, por lo que no requiere de anestesia.
 
  • Punción de las crestas ilíacas: Este es el trasplante a través del cuál se extrae primero la médula del hueso del donante mediante punción de las crestas ilíacas, en el hueso de la cadera.



¿Existe algún riesgo en la donación de médula ósea?

Los únicos riesgos de la donación de médula ósea los encontramos en la anestesia general, es decir en el procedimiento mediante punción, que supone el mismo riesgo que cualquier otra operación que implique una anestesia.



¿Existen efectos secundarios tras la donación?

En el caso de la donación de sangre periférica, que no requiere de anestesia, el único efecto secundario es el dolorimiento generalizado de huesos y músculos, similar a los síntomas de la gripe. Por ello, se recomienda un par de día de reposo relativo, es decir, pudiendo desarrollar actividades físicas de manera moderada.

De este modo, durante esos dos o tres de descanso, se da tiempo a que la médula ósea se regenere, corrigiendo así el ligero grado de anemia que la extracción puede generar. 

En el caso de la donación mediante punción, es posible que el donante puede llegar a sentir un ligero dolor localizado en la zona de la extracción, aunque éste desaparece en pocos días y puede controlarse con analgésicos comunes.

Como ves, los riesgos de la donación de médula ósea no son grandes, así que si estás pensando en hacerte donante, no lo dudes y contribuye a salvar vidas. A través de este enlace encontrarás información útil sobre cómo convertirte en donante.

Para cualquier duda también puedes consultar el Plan Nacional de Donación de Médula.
 

También te puede interesar:

Continuar Leyendo
COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados


Additionally, paste this code immediately after the opening tag: