Excedencia forzosa, ¿cómo funciona?

Hay varios supuestos en los que el trabajador puede solicitar una excedencia forzosa y conservar sus derechos. Te los explicamos en profundidad.

Excedencia forzosa, ¿cómo funciona?
Durante este periodo no se recibe salario ni pagas extras

El Estatuto de los Trabajadores recoge, en su artículo 46, las diferentes excedencias que se pueden producir en el ámbito laboral. Entre ellas se encuentra la excedencia forzosa.

En un principio, las excedencias eran un derecho exclusivo de los funcionarios que con el paso del tiempo se fueron asentando también en las empresas privadas.

Hace poco os comentamos que la excedencia voluntaria, al tener naturaleza subjetiva, depende directamente de los intereses personales del trabajador. Es la principal diferencia con respecto al caso que nos ocupa en este artículo.

EXCEDENCIA FORZOSA

El artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores dice textualmente: “La (excedencia) forzosa, que dará derecho a la conservación del puesto y al cómputo de la antigüedad de su vigencia, se concederá por la designación o elección para un cargo público que imposibilite la asistencia al trabajo. El reingreso deberá ser solicitado dentro del mes siguiente al cese en el cargo público”.

Por tanto, se trata de un periodo que el trabajador solicita para suspender su empleo reservándose el derecho a volver posteriormente. Durante este tiempo no recibirá salario ni pagas extras, así como tampoco se tendrá en cuenta dicho periodo para calcular el finiquito en caso de ser despedido más adelante.

La explicación del Estatuto de los Trabajadores destaca dos aspectos fundamentales: que el periodo de excedencia forzosa sí computa a efectos de antigüedad y que el trabajador conserva su derecho a volver al mismo puesto que ocupaba en la empresa.

Para pedir la excedencia forzosa, el trabajador deberá notificarlo por escrito a su empresa indicando sus datos personales, los datos de la empresa, los motivos de la solicitud y el día que comienza el periodo de excedencia. El documento debe estar firmado por ambas partes, y es preferible guardar una copia por si hubiera algún problema en la reincorporación.

Este tipo de excedencia se puede solicitar en 3 situaciones:

1. PARA EJERCER UN CARGO PÚBLICO

Un cargo público tiene carácter temporal y político, y se consigue por elección o designación. Así, por ejemplo, pueden pedir la excedencia forzosa los ministros, secretarios generales, concejales, delegados del Gobierno…

No se consideran cargos públicos los funcionarios, los directores de una empresa pública ni los administradores de empresas privadas de capital público.

2. PARA REALIZAR FUNCIONES SINDICALES

La Ley Orgánica de Libertad Sindical regula este derecho en su artículo 9. Se establece que los trabajadores que tengan cargos a nivel provincial, autonómico o estatal en alguna de las organizaciones sindicales más representativas, podrán pedir esta excedencia mientras duren sus funciones.

3. POR EL CUMPLIMIENTO DE UN DEBER PÚBLICO

La excedencia forzosa se podrá solicitar cuando el cumplimiento de un deber público no permita asistir de forma continua al puesto de trabajo, es decir, que no se pueda completar más del 20% de la jornada laboral durante 3 meses.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados