Estimación directa y estimación objetiva ¿son compatibles?

La diferencia entre estimación directa y estimación objetiva radica en la forma de calcular los beneficios. Pueden ser compatibles pero con condiciones.

Estimación directa y estimación objetiva ¿son compatibles?
Cuáles son los requisitos y qué actividades están sujetas al régimen de tributación por módulos

Los autónomos pueden elegir entre estimación directa y estimación objetiva para tributar en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). La principal diferencia entre ambos sistemas es el cálculo de los rendimientos o beneficios sobre los que se aplica el impuesto. Por tanto, la elección entre uno u otro dependerá de esta cantidad.

La estimación objetiva se deduce de los posibles beneficios que se vayan a obtener, mientras que la estimación directa se computa según los rendimientos reales. Por otra parte, no es posible realizar una estimación objetiva para todas las actividades económicas, por lo que hay que corroborar cuáles se incluyen en el régimen por módulos.

 Qué estimación nos conviene elegir


Diferencia entre estimación directa y estimación objetiva

Hablamos de estimación directa para referirnos al modo de pagar los impuestos en base a los rendimientos reales a lo largo del año. El cálculo es el resultado de sumar el total de las ganancias, restando los gastos deducibles. De este modo se obtiene el beneficio o pérdida a cuya cantidad habrá que aplicar el tipo impositivo.

Pero si lo que buscamos es un procedimiento más sencillo, podemos elegir la opción de la estimación objetiva. En esa situación, el beneficio o pérdida se estima por módulos a partir de una supuesta rentabilidad y medios empleados, como consumo energético, superficie del local o personal contratado.

Requisitos para tributar por estimación objetiva

En primer lugar, las actividades incluidas en la estimación objetiva deberían estar relacionada con la agricultura, la ganadería, la pesca, el comercio minorista, la hostelería y el transporte. Además, los beneficios no pueden superar los 300.000 euros para actividades agrícolas o ganaderas o los 450.000 para el resto.

Asimismo, los autónomos que quieran tributar por esta vía de módulos deberán practicar una retención del 1% en las facturas, sin haber renunciado o estar excluido del régimen simplificado del IVA.

Cuál es la mejor opción

Cuando presentamos los impuestos por módulos, Hacienda realiza una estimación objetiva de otras empresas del mismo sector. Por eso, a la hora de elegir entre la estimación directa y estimación objetiva, debemos tener claro el cálculo aproximado de los beneficios para el sistema de módulos y la diferencia de cuota que supone frente a la estimación directa.

Si por el contrario no sabemos cuáles van a ser los beneficios anuales, es mejor realizar una estimación directa y pagar el impuesto en función de los rendimientos reales.

Compatibilidad

Tenemos la posibilidad de utilizar la estimación directa y estimación objetiva en el mismo año pero no al mismo tiempo. Para cada caso la liquidación del IRPF y el IVA debe ser la misma.

 

También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados