El ABC de un buen líder: 4 estilos de liderazgo empresarial

La figura del líder es fundamental para la buena marcha de la empresa. ¿Te sientes identificado con alguno de estos 4 estilos de liderazgo?

El ABC de un buen líder: 4 estilos de liderazgo empresarial
Diferentes modelos según los objetivos marcados

Todas las organizaciones necesitan un líder que sea el motor de la compañía y la haga mejorar y evolucionar. Pero además, su objetivo es mantener la unión del grupo y generar un valor para la empresa.

La cultura empresarial, los objetivos marcados y la personalidad de los empleados son sólo algunos factores que influyen en el tipo de liderazgo que necesita la compañía. La fuerte competencia en el mercado provoca que cada vez sea más importante la presencia de un líder con visión estratégica y confianza en el proyecto.

Te presentamos 4 estilos de liderazgo empresarial, cada uno de ellos con sus principales características pero todos con una misión en común: hacer crecer a la empresa a través de la motivación.

TOP 4 ESTILOS DE LIDERAZGO EMPRESARIAL


01. LIDERAZGO DEMOCRÁTICO

También recibe el nombre de liderazgo participativo. El líder democrático tiene la última palabra en cuanto a la toma de decisiones, pero no duda en consultar con el grupo para conocer sus puntos de vista.

Se basa, por tanto, en la participación y colaboración de todos los miembros del equipo. El líder acepta tener la autoridad, pero tiene en cuenta el resto de opiniones para no enfrentarse a las decisiones con su único criterio.
 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

  • Aumenta la satisfacción laboral y ayuda a desarrollar nuevas habilidades.

  • La motivación de los trabajadores es alta.

  • Tomar cualquier decisión conlleva más tiempo.

  • Algunos empleados podrían no tener el conocimiento suficiente para aportar un punto de vista eficaz.

02. LIDERAZO DELEGATIVO

También conocido como liderazgo laissez-faire, expresión francesa que significa “dejar hacer”. Este estilo se caracteriza por una actitud de no intervención y poco control.

El papel pasivo del líder delegativo permite que los trabajadores tengan mayor poder de decisión. Al no ser autoritario, entiende que los empleados conocen bien su trabajo y valoran su profesionalidad.

Es un estilo opuesto al liderazgo autocrático, donde una sola persona ejerce el control con poder total. Los líderes delegativos aprenden de sus trabajadores el camino que hay que seguir para alcanzar los objetivos.
 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

  • Los empleados están más cómodos al trabajar con libertad y sin presión.

  • La ausencia del líder no provoca que la empresa deje de funcionar.

  • El líder puede dar la sensación de no estar implicado en el proyecto.

  • Si los empleados carecen de suficiente potencial podrían necesitar más motivación.

03. LIDERAZGO ADMINISTRATIVO

Un líder administrativo se preocupa del buen funcionamiento de la compañía sin importar el rumbo seguido. Algunas de sus áreas de trabajo pueden ser la financiación, la mejora de la infraestructura de la empresa o la gestión del capital humano.

Su misión no es guiar a la organización, es mantenerla estable y eficiente. Un buen administrador también tratará de fomentar la comunicación entre los miembros del grupo para hacer que la empresa funcione mejor y de una manera más saludable.

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

  • El ambiente de trabajo en una organización bien administrada suele ser bastante agradable.

  • Los empleados están menos preocupados por asuntos que están en buenas manos.

  • Al enfocarse en el statu quo de la empresa, es posible una falta de visión de futuro que no ayude en la motivación de los trabajadores.

04. LIDERAZGO TRANSFORMACIONAL

Estos líderes emplean la comunicación como herramienta principal para alcanzar los objetivos. A través de ella se consigue una motivación alta y se mejoran las habilidades sociales de la empresa.

También fomenta la estimulación intelectual de los trabajadores, cuya inspiración es mayor para aportar ideas creativas y eficaces. En ese sentido, está muy unido al liderazgo innovador.
 

VENTAJAS Y DESVENTAJAS

  • Los empleados están preparados para continuos cambios, y siempre están dispuestos a buscar nuevas fórmulas de trabajo en beneficio de la empresa.

  • El nivel de compromiso del grupo es mayor.

  • Los resultados se obtienen a largo plazo.

  • Los empleados pueden ser demasiado confiados.

Además de los que te hemos explicado, hay muchos más estilos de liderazgo. ¿Te identificas con alguno de ellos?


También te puede interesar:

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Artículos relacionados